A la hora de empezar el gran proyecto de construir una casa son muchos los factores a tener en cuenta. Uno de los más importantes es el dinero que se va a invertir. En viviendas de obra nueva, realizar un presupuesto «a mano alzada» no es fácil. Se puede tener una idea pero, a la hora de obtener un presupuesto real, quizás aparezcan ciertos puntos que pueden encarecer la partida inicial.

Construir vivienda

Foto: Dosgeuve Arquitectura

El terreno donde se vaya a construir la vivienda

Si la parcela tiene mucha pendiente y se quieren hacer muchos movimientos de tierras, se debe pensar que el precio será un poco más caro. También si el terreno en esa zona es roca y se quiere hacer un sótano o, si al contrario, el nivel freático está cercano. Todos estos aspectos complican un poco las obras, y eso se ve siempre reflejado en el presupuesto.

La calidad de los acabados

Lo normal es que en el presupuesto de una obra se incluyan materiales y acabados de calidad media, así que si se quieren otros más caros se deberá incrementar esta partida.

Construir vivienda

Foto: JJ Delgado Arquitecto

El diseño exterior: forma y ventanas

Lo normal es que inicialmente se calcule un volumen cúbico compacto. Si la forma de la casa es más irregular, hay más superficie de fachada, por lo que el precio también aumenta. El tamaño de las ventanas también puede ser una partida muy importante: un diseño con ventanas de tamaño estándar es más económico que grandes ventanales con puertas correderas de varias hojas, por ejemplo.

La complejidad estructural de la casa que se quiere hacer

Intentar realizar espacios con grandes distancias entre pilares o paredes estructurales, creando estancias más complejas arquitectónicamente, encarece el coste de la estructura.

Pedir presupuestos para la construcción de la casa una vez se tenga el diseño y las mediciones de la obra

Una vez esté el diseño definitivo de la forma y la distribución, el arquitecto deberá realizar unas mediciones de la obra. Estas, a diferencia de las que se encuentran en el presupuesto «a mano alzada», se ajustan a la realidad y son las que nos permiten pedir presupuestos reales a las constructoras. Por todo esto, es importante que se explique claramente al arquitecto cuál es el presupuesto máximo para que pueda diseñar la futura casa a medida de la forma de vida y del bolsillo de sus habitantes.

 

Artículo ofrecido por Plan Reforma