30 abril 2019

Comprar una vivienda es una de las decisiones más importantes de la vida de muchas personas. Y, además, un error en la compra o en la hipoteca, puede afectar durante muchos años, pudiendo llegar a suponer un grave perjuicio. Si no te lo crese, pregunta a los que han pedido hipotecas en francos suizos hace 10 años o en yenes hace 20. Por eso, antes de comprar una vivienda es aconsejable despejar algunas incógnitas. Comenzamos con una pregunta clave.

¿La podré pagar?

¿Qué dinero tengo ahorrado? ¿Qué hipoteca puedo conseguir? Pero no solo eso, es necesario chequear todos los gastos asociados, porque, a los habituales, tendrás que añadir los gastos que genera ser propietario. Y para terminar de cuadrar las cuentas, hay que tener en cuenta otras cuestiones, como las reformas o las mudanzas. Sin olvidar los impuestos. ¿Y cuáles son esos gastos de mantenimiento?

  • Coste de los suministros.
  • El IBI. El Impuesto sobre Bienes Inmuebles es ineludible.
  • La comunidad de vecinos.
  • Caldera, aire acondicionado y fontanería, electricidad. Pueden parecer un gasto menor, pero saber el estado de estos elementos básicos del hogar te permitirá ajustar algo más el presupuesto futuro. De hecho, en casas de segunda mano puede ser un arma de presión al negociar.
  • Seguro de hogar. 

La compraventa de vivienda se incrementó un 3,2% en febrero, según los notarios

¿Es esta la casa que necesito y me gusta?

No compres una casa que no te gusta. Hay que ver la compra con perspectiva y hacer un análisis con frialdad ayuda. No dejarse llevar por elementos subjetivos que, a la larga, no ayudan.

Control de la zona

El barrio, los vecinos, las infraestructuras, las comunicaciones. Indagar ayuda, dado que es una inversión importante y a largo plazo. El interior de la casa la puedes reformar, pero el barrio, los vecinos y el comercio de la zona no dependen de ti.

¿Cuál es la hoja de ruta?

Es necesario hacer un plan, especialmente si se va a vender una casa anterior. ¿Cuánto se tardará en el proceso de venta y entrega de la vivienda? De ahí la necesidad de un calendarioPor ejemplo, si compras antes de vender, durante un tiempo puedes tener dos hipotecas. Tener una planificación de esta situación te evitará pasar por momentos estresantes y no tener que vender con prisa. Otro punto: tener en cuenta los plazos de reforma, si fuera necesario. Lleva más tiempo de lo que parece. Y si la nueva casa está en construcción, los tiempos son diferentes. 

¿Cómo se mueve el mercado inmobiliario entre particulares?

¿Están todos los papeles en regla?

En general, averigua el estado de la vivienda y de toda la documentación de la misma: ¿Hay cargas pendientes? Recaba toda la información posible.

No es lo mismo que la vivienda sea nuevausada o una compra sobre plano. Es importante que tengas todo controlado. Esta cuestión abarca muchos aspectos. Aunque parezca obvio, comprobar quién es el propietario en el Registro de la Propiedad, mediante una Nota Simple, es primordial. Y que esté al corriente de pago, que no tenga cargas la vivienda, sobre todo en usada. O si las tiene, comprobar que el que te la vende no intenta engañarte.

Si es obra nueva o sobre plano, hay que comprobar que el promotor es el propietario del solar y tiene proyecto y licencia de obras. Y conforme avance la obra, deberá entregar los avales a cuenta por las cantidades entregadas. Y muy importante, cuál es la fecha de entrega.

Facebook Comments