10 abril 2017

La emancipación de las nuevas generaciones es un tema que sigue acaparando una gran atención de la sociedad, ya que no parece traer buenas noticias consigo. De hecho, la tasa de jóvenes que continúan viviendo con sus padres no para de ascender.

Solo el 20,8 % de los jóvenes viven por su cuenta

Según los datos del informe publicado por el Consejo de Juventud de España (CJE), solo el 20,8 % de los jóvenes de entre 16 y 29 años vive por su cuenta. Además, siguiendo con los datos de este informe, parece que los jóvenes se encuentran con muchas dificultades para independizarse a una vivienda individual, por lo que el 84,3 % de los que han decidido salir del nido lo han hecho mediante pisos compartidos con varias personas.

Son varios los motivos que generan esta situación, entre otros, la creciente dificultad de acceder al mercado inmobiliario (por la continua subida de precios) y, sobre todo, por la complicada situación económica y laboral que vive el país. Así, para una persona que no dispone de suficientes recursos financieros y, además, lo que busca tiene un precio cada vez más elevado, se convierte en un objetivo muy difícil de cumplir.

¿Qué se necesita para alquilar un piso?

Ante esta perspectiva, resulta complicado decidirse a salir del cascarón y comenzar una andadura individual asumiendo todas las responsabilidades y gastos que esto implica. De hecho, al haber tantas, es fundamental tener en cuenta todas las dificultades a las que hay que hacer frente al alquilar un piso.

Requisitos para alquilar una vivienda

En primer lugar, se deben tener en cuenta los requisitos que se exigirán como inquilino, ya sea por parte de la inmobiliaria o del propio arrendador. Generalmente, pedirán nóminas para confirmar que se trabaja y que se recibe un sueldo lo suficientemente elevado como para hacerse cargo del alquiler.

Gastos de gestión del alquiler

En segundo lugar, conviene prestar especial atención a los los gastos de gestión que se tendrán que asumir. Por un lado, por regla general se exigirá un mes de fianza al firmar el contrato que tendrá un importe similar a la renta mensual de la vivienda. Además, desde hace dos años, también se debe contar con el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, que variará su precio en función de la comunidad autónoma donde se alquile la vivienda. Por otro lado, tampoco hay que olvidar otros posibles gastos que puedan incluirse, como el seguro del hogar, los gastos de la comunidad, etc.

¿El piso está amueblado?

Además de todo esto, conviene enterarse de si el piso que se va a alquilar está amueblado o vacío, o si se encuentra en condiciones óptimas o no. Es decir, si dispone de los suficientes utensilios y electrodomésticos como para poder comenzar a vivir ahí. En el caso de que no sea así, se deberá calcular el posible gasto para comprar todo lo que se vaya a necesitar.

¿Qué ayudas existen para financiar el alquiler de una vivienda?

Aunque el panorama pueda llegar a verse de un color bastante oscuro, no hay que preocuparse, ya que existen ciertas opciones de financiación con las que se podrá hacer frente al alquiler de una casa, sobre todo durante el primer mes. De esta manera se podrán pedir varios préstamos personales para hacer frente a todos los gastos del principio del alquiler, aunque se tendrán que dominar ciertos conocimientos básicos para saber cuál elegir y qué aspectos valorar de cada uno.

A rasgos generales es importante prestar atención al coste del crédito, dentro del cual se incluirá el interés, y también en las posibles comisiones y vinculaciones. Para ello hay que fijarse en la TAE (Tasa Anual Equivalente). Además, es importante también escoger bien el plazo de reembolso de manera que se tenga la capacidad de devolver el dinero en cada cuota sin desequilibrar la situación económica y sin que el tiempo sea demasiado extenso, ya que a más tiempo, más intereses.

Eso sí, antes de nada y como indican desde el comparador de créditos HelpMyCash, es importante saber que, si se decide solicitar un préstamo, se evite endeudarse si no se tiene la seguridad de poder liquidar dicha deuda.

Teniendo todos estos aspectos en cuenta, se podrá conseguir un préstamo que permita disponer del suficiente capital para que un joven se emancipe, a buen precio y devolviéndolo en cómodas cuotas mensuales.

Facebook Comments