31 julio 2019

La comercialización de seguros de impago de alquiler en España está creciendo desde la aplicación del decreto del alquiler, que entró en vigor el pasado mes de marzo, según las compañías aseguradoras.

Así se desprende del encuentro del Observatorio Español del Seguro del Alquiler (OESA), impulsado por Arrenta Quarto Pilar y con el apoyo de Chávarri Abogados, que ha reunido los principales responsables del sector, incluyendo representantes del sector inmobiliario, tanto de propietarios individuales como de grandes tenedores de viviendas arrendadas, seguros y partidos políticos.

Los participantes en el encuentro, incluidos los partidos políticos, han coincidido en que el nuevo marco jurídico derivado de la entrada en vigor real decreto del alquiler está fortaleciendo el papel y la importancia de los seguros de impago.

La portavoz de Fomento del área de Vivienda del PSOE en la última legislatura, Mar Rominguera, indicó al respecto que la nueva legislación se ha pensado para incluir al seguro de impago dentro de las garantías adicionales de dos meses recogida en la actual Ley de Arrendamientos Urbanos.

Asimismo, la representante del PP, Ana María Zurita, llegó a lanzar la idea de subvencionar los seguros de impago del alquiler. Respecto a los participantes representantes de las aseguradoras, ARAG, DAS y Mutua de Propietarios, coincidieron en que la comercialización de estas pólizas ha comenzado a crecer. A su vez, desde Rastreator también se confirmó que las búsquedas de dichas pólizas están aumentando.

El motivo del auge de los seguros de impago del alquiler es que las medidas contempladas en el decreto del alquiler aumentan el riesgo de las operaciones, al incrementar el plazo legal de duración del contrato de tres hasta cinco años, para propietarios particulares o hasta siete en el caso de personas jurídicas, con prórroga a dos o tres años más. También reduce las garantías adicionales a la fianza para los propietarios a sólo dos meses.

Dicho aumento del riesgo, en el que coincidieron todos los participantes, y la reducción de garantías posicionan a los seguros de alquiler como la principal y prácticamente única protección.

Mayor protección al inquilino

Respecto al futuro, los participantes coincidieron en el legislador cada vez va a tender a dar mayor protección al inquilino, como ya se hace también en el caso de los compradores de viviendas que contratan hipotecas. Por ello, los propietarios, ya sean individuales o grandes tenedores de viviendas, y resto de servicios relacionados con el alquiler deberán adaptarse al nuevo marco.

En este sentido, se destacó que los seguros de impago alivian el problema de encontrar el equilibrio entre la cobertura social del inquilino y la rentabilidad de arrendador.

No obstante, también se puso sobre la mesa la necesidad de seguir adaptando las pólizas de impago a las necesidades del mercado, así como mejorando su flexibilidad. Por ejemplo, con estrategias de fijación de precios en función de la zona geográfica y tipos de alquileres.

Otra propuesta es adaptar los meses de cobertura al plazo medio de resolución de los desahucios por impago en cada partido judicial. El sector inmobiliario pidió a las aseguradoras cobertura de los alquileres más altos.

Por último, se destacó la importancia que legislar para que no proliferen falsos productos de protección del alquiler que carecen de las garantías de los seguros cubiertos por la Dirección General de Seguros, así como la importancia de la comercialización a través del canal profesional de los corredores de seguros.

Facebook Comments