Hace 11 años, un usuario del foro Bitcointalk decidió pedir dos pizzas familiares y pagarlas con una criptomoneda que por entonces no era muy conocida: el bitcoin. El precio, 10.000 unidades, unos 41 dólares en 2010. Esa cantidad de bitcoins vale hoy 400 millones de dólares y podríamos comprar casi veinte millones de las mismas pizzas familiares.

2020 fue el año del boom de las criptomonedas, y 2021 parece seguir la senda del crecimiento de esta popular moneda virtual. Y aunque la idea de pagar bienes materiales con bitcoins no está muy arraigada en la sociedad, cada vez más pequeños inversores apuestan por ello.

Este aumento no ha sido seguido por cambios legislativos todavía, por lo que surgen dudas sobre la legalidad o no del pago con criptomonedas. En este sentido el Gobierno de España proponía el pasado junio “la eliminación gradual del pago en efectivo, con el horizonte de su desaparición definitiva”, para combatir la evasión y el fraude fiscal. Esto podría acelerar la transición a la digitalización de las transacciones, aunque los vacíos legales imperan en la actualidad. Por ello, es necesario saber qué se puede hacer y qué no, en lo relativo a los pagos con criptomonedas, para poder decir aquello de “me he comprado un piso por cuatro bitcoins”.

comprar una casa con bitcoins

¿Es posible pagar una casa con bitcoins?

Si, siempre que lo “convirtamos” a euros. La compra de bienes con bitcoins es completamente legal en la Unión Europea, que, además, no cobra IVA por el cambio de divisa, por lo que basta con acordarlo previamente con el comprador para poder realizar el pago en criptomoneda. Si disponemos de suficiente criptomoneda para pagar una casa, tan solo hay que traducirla a la divisa del país en el que queremos comprar el piso y formalizar todos los trámites con la Agencia Tributaria.

¿Qué pasos hay que seguir?

Un factor que hay que tener en cuenta es que a la hora de pagar en bitcoins hay que fijar un momento exacto en el que hacer la traducción a euros, ya que las criptomonedas son activos muy volátiles y cambian de valor todos los días y en las escrituras, el precio debe aparecer siempre en euros.

El trámite de compraventa es, por lo tanto, exactamente igual a uno ordinario, con la diferencia de que se traduce el valor de la criptomoneda en euros para poder escriturar el inmueble legalmente.

¿A quién conviene?

Dada la volatilidad en el mercado del bitcoin, el vendedor asume un riesgo, en caso de que el valor del bitcoin bajase desde el momento de la operación, aunque por lo general, los vendedores que aceptan estas transacciones son grandes inversores de criptomonedas, por lo que siempre salen ganando. Por otro lado, debido a que el bitcoin también es usado por redes criminales para establecer pagos seguros y secretos, es posible que el comprador tenga que aclarar el origen legítimo de su fortuna.