Comprar una casa con varios amigos ¿qué tener en cuenta?

Fotocasa
Fotocasa Fotocasa Life - Actualidad, inspiración y cultura inmobiliaria

Comprar una vivienda es uno de los pasos más importantes que se toman en la vida, ya que de esta transacción depende el futuro financiero de la mayoría de personas. Sin embargo, no todo el mundo puede permitirse comprar una casa en solitario y la idea de alquilar un inmueble quizás no les acaba de convencer.

Es aquí cuando aparece una de las opciones más interesantes: la copropiedad. Esta permite adquirir una vivienda con varias personas, por lo que obviamente los costes son mucho menores. En este artículo analizaremos en qué consiste exactamente este concepto, cuáles son sus ventajas y desventajas y qué hay que tener en cuenta antes de comprar una casa con otras personas.

¿En qué consiste el concepto de copropiedad?

La copropiedad, también conocida como proindiviso o condominio, es un concepto jurídico que hace referencia al derecho de propiedad sobre un bien determinado; en el caso que nos atañe, a un inmueble. Dado que se trata de una propiedad compartida o una comunidad de bienes, comporta que una persona tiene el derecho de propiedad sobre dicho bien solo de forma parcial. 

Dicho de otra manera, existe copropiedad o proindiviso cuando un determinado bien es de varias personas; en este caso una vivienda. Dicha propiedad pertenece, por lo tanto, de forma porcentual a cada uno de los miembros que la hayan adquirido. Se tratará, sin embargo, de una cuota abstracta sobre el inmueble. Es decir, no se concretará en una parte específica de este (como dormitorios, salón, cocina…) sino de un porcentaje que pertenece a cada uno de los copropietarios. 

Si, por ejemplo, cuatro personas son copropietarias a cada una de ellas le corresponderá una cuarta parte de la vivienda en pleno dominio, a no ser que entre ellas acuerden un porcentaje distinto.

La copropiedad o proindiviso permite que varias personas adquieran una vivienda y todas se conviertan en propietarios

¿Por qué está tan en auge la copropiedad inmobiliaria?

El sector inmobiliario ha experimentado muchos cambios en los últimos meses. La pandemia ha puesto de manifiesto nuevas necesidades habitacionales y ha acentuado los problemas a los que se enfrentan muchas personas para poder adquirir un inmueble. 

Uno de los sectores más afectados es el de los jóvenes, que no disponen de los ahorros suficientes para poder hacer frente a la entrada de una vivienda y que, por lo tanto, no tienen más remedio que compartir piso de alquiler o seguir viviendo en casa de sus progenitores.

Además, dado que muchos de ellos viven de alquiler, gastan parte de su sueldo en pagar el arrendamiento, por lo que no pueden ahorrar para comprar una vivienda. De hecho, según el último informe de Fotocasa ‘Los jóvenes y el mercado de la vivienda en 2021’, las personas entre 18 y 34 años eligen la opción del alquiler al no contar con una situación económica que les permita acceder al mercado de compra.

A pesar de la reciente aprobación de la nueva ley de vivienda, que favorece a los jóvenes, en España hay un gran problema de acceso a la vivienda, por lo que muchos expertos consideran que para hacer frente a esta problemática, existen soluciones como la copropiedad inmobiliaria. 

¿En qué consiste un contrato de copropiedad?

Para poder comprar una vivienda en copropiedad es necesario crear lo que a nivel jurídico se denomina una comunidad de bienes, es decir, una sociedad sin personalidad jurídica. Es la única forma de que las personas que adquieren un inmueble en copropiedad se comprometan legalmente a hacerse cargo de la parte que les corresponda abonar para pagar las cuotas de la hipoteca, además de los gastos de la comunidad de propietarios, los impuestos municipales, las posibles reformas del hogar, los tributos, etc.

Para ello se deberá crear un contrato en el que consten todas las condiciones de dicha comunidad de bienes, como las aportaciones realizadas y las responsabilidades de cada propietario, en función del tanto por ciento de la vivienda que le corresponda. Asimismo, en el documento deberá constar el motivo por el cual se ha adquirido el inmueble; si es para usarlo como primera residencia, como vivienda de alquiler vacacional, como inversión para alquilar de forma habitual, etc.

Ventajas y desventajas de tener una casa en copropiedad

Como en casi todos los ámbitos, adquirir una vivienda en copropiedad tiene sus ventajas y desventajas. Las analizamos a continuación.

Ventajas de tener una vivienda en copropiedad

Dividir una hipoteca entre varios pagadores es la principal ventaja de tener una vivienda en copropiedad. Cada uno de los socios tiene que pagar menos y, a cambio, tiene un inmueble en propiedad, que puede usar como más le convenga.

Asimismo, el hecho de compartir gastos también favorece a los copropietarios. Y, finalmente, el hecho de vivir bajo el mismo techo es una forma de aprender a convivir y pasar buenos ratos.

Desventajas de tener una vivienda en copropiedad

Las principales desventajas o riesgos de tener una vivienda en copropiedad son las relativas al funcionamiento de la comunidad cuando se plantean situaciones de impagos o en el caso de que alguno de los socios quiera vender y, por ende, dejar la sociedad.

En este caso, el resto de copropietarios tendría dos opciones: comprar su parte o vender de forma conjunta la propiedad. En el supuesto de que hubiera algún impago el deudor podría reclamar a cualquiera de los copropietarios y, por tanto, uno o varios tendrían que asumir la deuda de forma solidaria, además de tener que pagar los gastos asociados de demora.

España presenta un gran problema social de acceso a la vivienda, especialmente entre los jóvenes y los colectivos vulnerables. Sin embargo, hemos visto que hay formas de fomentar y ayudar a que los jóvenes puedan convertirse en propietarios, como la copropiedad.

Comentarios