Ha llegado el momento. Después de varios meses de obras por fin se ha terminado la construcción de la vivienda. Y ahora, ¿qué trámites tengo que realizar antes de entrar a vivir? El documento de fin de obra, el certificado energético y de instalación eléctrica, el cambio del seguro de obra por un seguro del hogar son algunos de los trámites que debemos realizar. A continuación, te contamos con detalle cada uno de ellos.

Gestionar el certificado de fin de obra

Lo primero que necesitamos es el documento “fin de obra”. Se trata de un informe, elaborado por el arquitecto, donde se describen y certifican las obras realizadas conforme a lo descrito en el proyecto.

Después debemos ir al Ayuntamiento. Allí pediremos la solicitud del “fin de obra” que entregaremos junto con el informe elaborado por el arquitecto. Posteriormente, desde este organismo, se pondrán en contacto con nosotros con el objetivo de concertar una visita para verificar el trabajo realizado. Será un técnico competente el encargado de realizarla y comprobará que las obras se han ejecutado conforme lo acordado en el proyecto.

Una vez realizado y aprobado el informe “fin de obra”, es necesario solicitar laLicencia de primera ocupación” o “Licencia de uso y ocupación”. Se trata de un documento que acredita que la vivienda puede ser ocupada y utilizada. También se solicita en el Ayuntamiento.

certificado fin de obra

Solicitar el certificado energético

El certificado energético es un documento que informa sobre el consumo energético y las emisiones de CO2 de un inmueble. Un técnico competente es el encargado de realizarlo.

A lo largo del proceso de construcción hay dos momentos en los que tenemos que solicitar el certificado de eficiencia energética. El primero de ellos al redactar el proyecto de obra nueva. Es obligatorio para conseguir el permiso de construcción. Sin certificado no hay obra. Se presentará al Ayuntamiento junto al resto de documentación.

Después, una vez finalizada la obra es necesario pedir un segundo certificado energético que se comparará con el del proyecto de obra. La duración de esta certificación será de 10 años.

Hacer el cambio de suministros de agua y luz

Otro trámite importante que debemos hacer es el de cambio de suministros de agua y luz “de obra” por los definitivos.

En el caso de la luz, es necesario el certificado de instalación eléctrica emitido por el electricista que nos ha realizado la instalación. Se trata de un documento en el que se indica la potencia que necesitamos solicitar.

Con esta información podemos elegir la compañía comercializadora y el plan que más se ajuste a nuestras necesidades. La empresa elegida se encargará de instalar el contador definitivo y comenzará a emitir las facturas correspondientes.

En cuanto al agua, debemos solicitarlo a la compañía gestora de nuestra ciudad. Aquí nos pedirán el número de contador para realizar el cambio de suministro de obra a definitiva.

Por último, es recomendable cambiar el seguro de obra por un seguro de hogar. Este paso no es obligatorio, pero sí recomendable ante cualquier siniestro que pueda suceder.

Solicitar la garantía de construcción

En las viviendas nuevas, la LOE (Ley de Ordenación de Edificación) recoge una serie de plazos de garantía de los desperfectos de la vivienda. Los tiempos son los siguientes:

  • Para defectos estructurales 10 años. Aquí se engloban todos los desperfectos en vigas, pilares, forjados y muros de contención…entre otros.
  • Para defectos de los elementos constructivos 3 años. Se trata de problemas que afecten a la habitabilidad del edificio.
  • Para defectos de acabado 1 año.

Los plazos empiezan a partir de la entrega de la obra por parte del constructor. En cuanto a la responsabilidad sobre los desperfectos puede ser asumida, de forma solidaria, por todos los profesionales que han intervenido en la ejecución del proyecto (constructor, arquitecto y arquitecto técnico) o entre el responsable del defecto.

En definitiva, antes de disfrutar del inmueble es necesario tener realizar todos estos trámites.