3 julio 2014

En ocasiones, una pequeña imprudencia puede hacer que los intrusos entren en casa. Ahora que se acercan las vacaciones, no está de más tomar una serie de precauciones que ayuden a proteger el hogar y evitar robos.

 

Puertas y ventanas, cerradas a cal y canto

Antes de salir de casa hay que asegurarse de que las puertas y ventanas están bien cerradas y con las persianas bajadas, especialmente aquellas que dan a los rincones más ocultos, como patios interiores o calles poco concurridas, ya que los intrusos suelen aprovechar estos accesos para colarse en las viviendas. En las ventanas exteriores, es mejor no cerrar del todo las persianas, para que no parezca que la casa está desocupada.

Además, se debe asegurar que todas las puertas exteriores cuentan con una cerradura con seguro o con un pasador. Es conveniente, también, instalar rejas en las puertas y ventanas de sótanos y tragaluces y en el resto de ventanas exteriores. Para las puertas correderas de cristal, se pueden usar candados especializados o reforzarlas con un listón de madera.

Si se tiene terraza, no se debe olvidar en ella ningún objeto de valor. Siempre que haya presupuesto, lo mejor es reforzar las puertas de terrazas y de tejados y, igual que con el resto de puertas y ventanas de la casa, éstas deben permanecer cerradas.

En cuanto a los arbustos que cubran puertas o ventanas, se aconseja podar y cortar todas aquellas ramas que puedan utilizarse para trepar. Además, iluminar las entradas, jardines o patios con un dispositivo de detección de movimiento, espantará a intrusos al encender las luces automáticamente.

 

evitar robos

Simular presencia dentro de casa

Antes de entrar en la casa, los ladrones miran que esté vacía, observando si hay movimiento de entrada o salida de personas, así como escuchando si vienen ruidos del interior. Para despistar al intruso, se puede dejar una radio, televisor o luz encendida mientras se está ausente. Sólo hace falta instalar un temporizador que encienda algunas luces o la radio automáticamente, para crear la ilusión de que hay alguien en el interior de la vivienda.

Otro truco muy fácil de poner en práctica consiste en programar el contestador automático para que el teléfono no suene repetidamente. Además, si se abandona la casa por un periodo corto de tiempo, se puede dejar algo de ropa tendida.

 

Sistemas de seguridad adaptables a cada presupuesto

Además, en el mercado existen diferentes sistemas de seguridad preventivos. Los más comunes son los siguientes:

– Alarmas y detectores
– Puertas blindadas
– Cerraduras de seguridad
– Rejas
– Persianas de seguridad
– Cámaras de seguridad

Hay que recordar que se deben guardar los papeles importantes en cajas fuertes, así como también las joyas u otros objetos de valor. Si no se dispone de una caja fuerte, se pueden dejar esos objetos tan especiales en manos de personas de confianza.

 

Los vecinos, unos buenos aliados contra los intrusos

Si se va a dejar la casa vacía durante varios días, es aconsejable avisar a los vecinos más próximos, indicándoles quién tiene una copia de las llaves de la vivienda y dejando un teléfono de contacto, por si hubiese algún problema. También se les puede pedir que vacíen el buzón durante esos días, ya que un buzón a rebosar indica que la vivienda está deshabitada. Si es de confianza, también podría guardar algún objeto de valor, que no se quiera dejar en la vivienda.

Nunca se debe esconder una llave de la casa en el buzón, bajo el felpudo o en una maceta. Siempre será mejor dejársela a un vecino de confianza. Si se está en casa y se observa alguna persona extraña en el edificio, que actúe sospechosamente, se debe avisar a la policía.

 

Facebook Comments