5 julio 2019

La OCU asegura que, por el momento y salvo excepciones (caso del Banco Santander y de Liberbank), las entidades financieras no están trasladando al consumidor los nuevos gastos que han asumido (como el pago del IAJD) o solo lo están haciendo parcialmente, en contra de lo afirmado recientemente por el Banco de España.

De esta manera, según un informe realizado por la organización de consumidores, pedir una hipoteca en los momentos actuales en general resulta más barato que a principios de noviembre de 2018.

Así, asegura que la entrada en vigor del Real Decreto Ley 17/2018, que obliga a las entidades a asumir el pago del impuesto sobre actos jurídicos documentados, junto a la obligación establecida en la nueva Ley de crédito inmobiliario de asumir el pago de todos los gastos de la hipoteca excepto la tasación, ha reducido el coste que supone a los consumidores contratar un préstamo hipotecario.

Para la realización de este estudio OCU ha comparado las condiciones de las hipotecas de 12 entidades (incluyendo a las entidades de mayor tamaño y a las que ofrecen mejores condiciones, que representan la mayor parte del mercado).

Se han comparado las condiciones, tanto a tipo fijo como a tipo variable, que ofrecían los bancos a principios de noviembre de 2018 con las que ofrecen en la actualidad. En la comparativa se han calculado las TAEs de los distintos préstamos teniendo en cuenta todos los gastos que debía asumir el consumidor anteriormente y los que asume en estos momentos.

Además, en el caso de préstamos a tipo de interés variable, para calcular la TAE se ha utilizado el mismo Euríbor, al objeto de eliminar el efecto de la variación del índice en la TAE. La OCU también ha tenido en cuenta el efecto de los gastos en la TAE, ya que el Euríbor es ahora más bajo que en noviembre de 2018 y en la actualidad las TAEs reales son aun más bajas.

De los resultados de este análisis se desprende que, de las entidades analizadas, de momento solo el Banco de Santander y Liberbank han decidido trasladar el coste de asumir los gastos subiendo el precio de sus hipotecas.

En el resto de las entidades, aunque en muchos casos las condiciones financieras han empeorado ligeramente, dicha subida no compensa el ahorro de los gastos, por lo que las TAEs, a pesar de ello, son más bajas que en noviembre de 2018.

Posible encarecimiento progresivo

A pesar de estos resultados, OCU no descarta que las entidades vayan repercutiendo los nuevos costes de manera paulatina, aumentado el precio de las hipotecas. La organización avisa de que seguirá vigilando e informando a los consumidores a medida que detecte subidas en los precios de las hipotecas.

Críticas al Banco de España

En este sentido, la OCU crítica que cuando el Banco de España ha informado sobre el encarecimiento del tipo de interés medio aplicado a los nuevos préstamos hipotecarios y considera que dicha subida es consecuencia de los cambios legislativos introducidos en los últimos meses en materia de crédito inmobiliario lo hace sin aportar datos concretos sobre qué entidades suben y cuáles no, «lo que sin duda favorece la opacidad y los comportamientos colusorios por parte de las entidades».

Para la OCU, sería deseable que el regulador facilitara datos concretos, señalando cuáles son las entidades que suben sus créditos frente a las que no lo hacen, lo que mejoraría la transparencia del sector en beneficio de todos los consumidores.

Por último, la organización recomienda a todos los consumidores comparar entre diferentes entidades y contratar en aquellas que no han subido los tipos y tienen las mejores condiciones. Para ello, recuerda que el elemento fundamental que permite la comparación entre entidades es la TAE, que recoge el tipo de interés real del crédito con los gastos y comisiones incluidas. A pesar de la bajada de las hipotecas a tipo fijo, OCU sigue recomendando las hipotecas a tipo variable.

Facebook Comments