3 mayo 2019

¿Cuáles son los motivos a la hora de adquirir y vender una vivienda? ¿Cuál es el uso al que se destinan los inmuebles adquiridos por particulares? ¿Quiénes compran más una segunda residencia? ¿Es la vivienda también una opción para invertir? Analizamos los datos del informe ‘Experiencia en compra y venta 2017-2018’ elaborado por Fotocasa Research.

Fuente: Fotocasa Research

Comprar para vivir

Como es previsible, la gran mayoría de particulares que han querido adquirir una vivienda en 2018 pretendía comprar una primera residencia o vivienda habitual. El porcentaje alcanza el 78%, tres puntos más que el año anterior. El 12% de los demandantes de vivienda buscan una segunda residencia, y el 8% quieren comprar como inversión. Los porcentajes, sin embargo, presentan grandes divergencias según la franja de edad.

 

Fuente: Fotocasa Research

Comprar para alquilar

Más de la mitad de quienes poseen una segunda residencia o han comprado como inversión piensan destinar esa vivienda al mercado del alquiler. No es de extrañar, dada la rentabilidad que puede suponer. Y, sin embargo, el porcentaje en 2018 es del 51%, frente al 61% del año anterior. La bajada se nota especialmente entre quienes poseen una segunda residencia: si hasta ahora trataban de rentabilizarla mientras no la utilizan, ahora se decantan por usarla ellos mismos o sus familias.

Fuente: Fotocasa Research

Comprar para el futuro

Cada vez son más quienes piensan que comprar una vivienda es una buena inversión a largo plazo. Es el motivo más citado por quienes han buscado casa en 2018, seguido de la idea de que una vivienda es un seguro de cara al futuro.

Otros argumentos importantes para la compra son la situación actual del mercado: un 25% afirman que es un buen momento para comprar porque los precios están subiendo y un 23% piensan que, con los precios actuales, alquilar es una forma de tirar el dinero. Estas creencias han cobrado más fuerza sobre todo en el grupo de edad entre 25 y 24 años.

Vender para comprar

El 56% de quienes han participado en el mercado de compraventa en 2018 tenían intención de comprar una vivienda, el 32% solo querían vender y el 12% estaban interesados en ambas cosas: vender para comprar.

El desequilibrio entre potenciales compradores y vendedores se explica porque, además de los particulares, hay muchos otros propietarios que ofertan viviendas: promotores y constructores, sociedades mercantiles, etc.

Fuente: Fotocasa Research

Otros motivos para vender

Casi la mitad de las viviendas de particulares (el 44%) puestas a la venta en 2018 constituían su primera residencia.

El resto de casos se divide entre casas recibidas en herencia (20%), segundas residencias (14%) o inmuebles que hasta ahora tenían alquilados (11%). Hay además un 6% de viviendas que estaban vacías y a las que no se les daba ningún uso.

Los cambios en la situación personal, como los traslados de ciudad por trabajo y la separación o el divorcio, son también causas frecuentes para poner a la venta una vivienda.

A pesar de la rentabilidad que puede suponer el alquiler, hay quienes alquilaban y se han decantado ahora por la venta porque “estaban esperando a que el mercado se recuperara para que su propiedad se revalorizada suficientemente”, según el informe. Quienes no contemplan la opción del alquiler afirman tener miedo a que les estropeen la vivienda o a posibles impagos, o han tenido ya experiencias negativas en este sentido en el pasado.

Facebook Comments