Apenas un 7%. El porcentaje de hipotecas que se firman en España a tipo fijo podría calificarse de anecdótico ante el apabullante 92,6% restante que se suscriben a interés variable. Al menos eso afirman los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre los préstamos hipotecarios registrados en España.

Con todo, en las últimas semanas, las hipotecas a plazo fijo han cobrado interés, sobre todo después de que al menos dos bancos hayan presentado este tipo de préstamos por los que la cuantía de los pagos va a ser una constante durante toda su vida hasta que se amortice.

Esto significa que el titular no se va a beneficiar de las bajadas que pueda vivir el tipo de referencia, en España –principalmente- el Euríbor, pero tampoco va a ver aumentar la cuantía de los pagos ante un encarecimiento del mismo. Por eso, a la larga, las hipotecas a tipo fijo suelen resultar algo más caras, al partir sus intereses del 3,50%, a día de hoy, e incluso superar el 8,00%.

Esta es, sin duda, una de las principales características de este tipo de préstamos pero, ¿cuáles son las otras? Desde el comparador de hipotecas de Bankimia responden 5 preguntas sobre las hipotecas a tipo fijo.

 

¿Qué requisitos se deben cumplir?

Normalmente, los requisitos que acostumbran a exigir los bancos a los futuros titulares de una hipoteca a tipo fijo no distan mucho de una a interés variable.

Así, se requieren unos ingresos mensuales fijos y justificados. También que la cuota de este préstamo (sumado a cualquier otra deuda existente) no suponga más del 30% o 40% de los ingresos de los titulares.

Otro aspecto es la aportación del valor del inmueble. Si bien en una hipoteca a interés variable lo más habitual es que el cliente aporte el 20% del valor de la misma, en una a tipo fijo se puede incrementar hasta el 35%, a tenor de la oferta actual.

Es el caso de la Hipoteca Tipo Fijo de Bankoa que, con un interés del 3,75% y cuyo destino ha de ser la adquisición de una primera vivienda, financia hasta el 65% del valor de tasación del inmueble.

 

¿Qué productos vinculados se ha de contratar?

Los productos vinculados a contratar tampoco suelen variar mucho de los que se requiere para lograr un mejor diferencial en un préstamo hipotecario variable. Quizás pueden ser menos. Los más habituales: domiciliar la nómina y contratar un seguro de vida y otro de hogar.

Puntualmente, algún banco puede solicitar, además, suscribir un seguro de protección de pagos, como la Hipoteca Global Fija de BGestión Global, al 4,45%, o un depósito de la entidad. Sucede en el Préstamo Hipotecario Bonificado Interés fijo de “la Caixa” y en el Préstamo Hipotecario a Interés fijo de Self Bank.

 

¿Qué plazos de amortización tienen?

Habitualmente, los plazos de amortización de una hipoteca a tipo fijo suelen ser más cortos que los de las que tienen un interés variable. Y es que, mientras en las primeras no suele superar los 20 años, en las últimas se puede alargar hasta 30 años (en algún caso muy concreto, hasta 40 años).

Con todo, a día de hoy es posible encontrar hipotecas a tipo fijo que disponen de plazos de amortización de hasta 30 años, como la flamante Hipoteca Activa Fija de ActivoBank, destinada a la compra de primera o segunda vivienda.

También otras en las que el interés se incrementa a medida que sube el tiempo para retornar el préstamo. Un ejemplo es la recién estrenada Hipoteca a tipo fijo de Banco Sabadell: si el plazo de amortización se alarga entre los 25 y los 30 años, el interés es del 3,95%, pero es menor si se abona el préstamo en menos de 15 años (3,50%), entre 15 y 20 años (3,70%) y entre 20 y 25 años (3,90%).

 

¿En estas hipotecas se suman comisiones?

Las entidades financieras pueden añadir comisiones a este tipo de hipotecas. Las más habituales son las de apertura, que suele ir del 0,10% al 1%, y la de amortización o cancelación anticipada.

 

¿Qué diferencias hay en las cuotas una hipoteca a tipo fijo y una a interés variable?

Tomando como base una hipoteca media, que según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, es de 104.817 euros a amortizar a 21 años, las cuotas mensuales en una hipoteca con un tipo fijo del 3,90% serán de 610 euros durante toda la vida del préstamo, según el simulador de hipotecas de Bankimia.

En una hipoteca a interés variable, con el euríbor actual (cerró enero al 0,298%) y un diferencial medio que, según datos de la calculadora de índices hipotecarios de Bankimia, en enero fue de 2,081%, a día de hoy las mensualidades serían de 529 euros. Esto hace una diferencia con la hipoteca de tipo fijo de 81 euros menos mensuales; 972 euros menos anuales. Sin embargo, en el caso hipotético de que el Euríbor se encareciera y llegara al 2,50%, las cuotas de ésta hipoteca a interés variable serían de 648 euros al mes.