Podemos encontrar en internet muchos consejos genéricos sobre seguridad en viviendas. Sin embargo, es importante conocer las distintas necesidades de cada casa respecto a la seguridad, dependiendo de su configuración y de dónde esté ubicada.

No deberemos tomar las mismas medidas de seguridad para proteger una vivienda unifamiliar, que para un piso ubicado en una comunidad de vecinos. Tampoco será lo mismo si la casa unifamiliar es un chalé, en una urbanización, o una casa de campo más aislada. En pisos también son diferentes los puntos débiles que hay que proteger, no serán iguales las medidas de seguridad apropiadas para un ático que para un bajo o primera planta.

A continuación, os contamos el tipo de viviendas, que por sus puntos débiles suelen ser las preferidas por los ladrones para perpetrar sus robos, y os contamos cómo hacerlas más seguras:

seguridad en vivienda

Viviendas Unifamiliares

Según las estadísticas un 73% de los robos que se producen en España son en viviendas unifamiliares. Esto es porque este tipo de casas se encuentran más expuestas a los ladrones. Suelen contar con un mayor número de entradas y además su carácter independiente reduce las posibilidades de que los ladrones sean sorprendidos por un vecino.

Urbanizaciones de Chalés

Los chalés suelen ubicarse en lugares periféricos, lo cual favorecerá que, si los ladrones han estudiado los hábitos de los residentes en la vivienda, puedan actuar sin riesgo de ser descubiertos. Sin embargo, los chalés ubicados en una urbanización presentarán ventajas para la seguridad, como protección del perímetro con grandes muros.

Además, si el recinto de la urbanización es privado, los vecinos podrán tomar medidas de seguridad colectivas, como:

  • Cámaras de videovigilancia en los puntos de acceso a la urbanización, así como en las zonas comunes: Las cámaras tienen un gran poder disuasorio. Además de proteger la urbanización de los intrusos, también evitarán actos vandálicos o mal uso de las instalaciones.
  • Controles de acceso tanto peatonales como para vehículos: Los accesos de vehículos en ocasiones son un punto débil para la seguridad, que permite a los intrusos llegar hasta la zona de vivienda. Un sistema de control de accesos nos permite identificar a las personas que acceden a la comunidad mediante dispositivos personalizados.
  • Vigilantes o auxiliares de seguridad: Podrán vigilar los accesos a la urbanización, y hacer rondas con el fin de detectar cualquier actividad sospechosa.

Para agregar seguridad a tu vivienda, podrás instalar una alarma con conexión a la Central Receptora de Alarma y que envíe avisos a tu teléfono en caso de producirse algún incidente.

Casas en el campo

Es difícil conocer con exactitud las estadísticas de robos que se producen en este tipo de viviendas, ya que los balances de criminalidad oficiales solo registran los delitos ocurridos en núcleos urbanos de más de 50.000 habitantes.

  • Protege los accesos a la vivienda con vallas suficientemente altas y barrotes en las ventanas: El mayor problema de seguridad de una casa de campo relativamente aislada de otras viviendas es que los intrusos contarán con muchos puntos a través de los que acceder a la vivienda. Si tu casa dispone de jardín, será importante delimitarlo con una valla, además si alguna ventana da a la calle directamente, es conveniente que tenga barrotes.
  • Instala un sistema de alarma con sensores de movimiento y cámaras IP: Te ayudará a saber lo que está sucediendo en tu vivienda incluso cuando no te encuentres en ella. Si tu casa de campo es grande o cuenta con varias plantas, patio e incluso jardín, es conveniente que la alarma te permite definir distintas zonas y así mejorar la seguridad incluso cuando te encuentres en casa.
  • Ayúdate de la domótica: Especialmente si la casa de campo no es tu vivienda habitual, ya que los asaltantes no suelen entrar en casas que piensan que están habitadas. Además, programar ciertas acciones como encendido de los aspersores o funcionamiento de un robot aspirador, podrán ayudarte al mantenimiento de la casa incluso cuando estás fuera.

cámara de seguridad

Pisos en edificios comunitarios

Como expertos en seguridad para Comunidades de Propietarios consideramos que las mejores soluciones de seguridad son aquellas compartidas entre todos los vecinos. Es muy difícil que, si el edificio en el que vives no es seguro, tu vivienda sea un reducto inexpugnable. Además, compartir los gastos de instalación y mantenimiento de los sistemas de seguridad con otros propietarios siempre ayuda a hacerles frente

Sin embargo, hay dos tipos de viviendas en los edificios que, por su posición, son especialmente vulnerables y en las que conviene reforzar la seguridad:

Planta baja y primeras plantas

Una de las principales preocupaciones de quienes están pensando en comprar un bajo es la seguridad en su vivienda, ya que el hecho de ver transitar a los peatones al nivel de tu ventana produce sensación de vulnerabilidad. Sin embargo, tomando algunas medidas, la seguridad de un piso bajo puede ser igual o mayor que la de uno ubicado en cualquier otra planta.

Para hacer un piso bajo más seguro podrás:

  • Instalar una puerta blindada con una cerradura de seguridad: Los bajos son las viviendas más accesibles desde el portal, sin embargo, esto puede jugar en tu favor. El trasiego de vecinos aumentará la probabilidad de que el ladrón pueda ser sorprendido por algún vecino o visto desde la calle. Si cuentas con una puerta blindada con una cerradura de seguridad, los ladrones necesitarán demasiado tiempo para acceder, aumentando el riesgo de ser descubiertos.
  • Instalar rejas de seguridad en las ventanas de las viviendas: Es una medida altamente disuasoria para los ladrones, especialmente si la vivienda se encuentra en una zona transitada. Los ladrones tardarían mucho tiempo y harían mucho ruido para burlar esta medida de seguridad.
  • Utilizar alarma con detección anticipada: Esta función permite que la alarma se active cuando alguien intente forzar una ventana. Además, si tenemos una alarma en casa es importante que coloquemos bien visible el cartel o pegatina indicando que la zona se encuentra protegida, ya que esto tendrá un gran poder disuasorio.

Áticos y últimas plantas

Los áticos son especialmente problemáticos para la seguridad en las comunidades de vecinos. Esto se debe a que los asaltantes pueden acceder a ellos a través de la cubierta o terrazas, siempre que haya edificios alrededor, además en el ático o las plantas más bajas del edificio habrá menos tránsito de vecinos que en el portal o las plantas más bajas, por lo que los ladrones tendrán más privacidad para forzar la puerta.

Para reforzar la seguridad de un ático podrás:

  • Reforzar las ventanas: Existen vidrios diseñados para evitar robos, resistiendo incluso golpes de un martillo de asalto. Estos vidrios son habituales en comercios, pero su elevado coste hace que no sean muy habituales en las viviendas. Una solución más económica sería la instalación de rejas batientes.
    Además, también es recomendable instalar seguros de fijación en las persianas, ya que ofrecerán una barrera adicional en caso de que tengamos previsto pasar varios días fuera de la vivienda.
  • Instalar una alarma con posibilidad de configurar distintas zonas: Uno de los principales atractivos de los áticos es la terraza, pero también puede suponer un punto débil para la seguridad. Si se puede acceder a tu terraza desde los edificios que la rodean es importante que la alarma de tu hogar permita bloquear el acceso al interior del piso desde ella.
  • Contactos magnéticos en puertas y ventanas: Estos dispositivos integrados con la alarma sirven para proteger las puertas y ventanas. Protegen estos accesos activando la alarma si se detecta una gran separación entre las hojas de las ventanas o de la puerta, o si se produce una apertura.

Si estás pensando en instalar sistemas de seguridad profesionales para proteger tu vivienda, lo mejor es contar con el asesoramiento de una empresa con experiencia en el sector, como Prevent. Te aseguras así que los profesionales visiten el lugar y puedan valorar las necesidades específicas, proponiendo soluciones personalizadas y adaptadas al espacio.