Mejorar los espacios o hacer las viviendas más sostenibles. Las restricciones de movilidad provocadas por la pandemia de la Covid-19 han puesto en valor con fuerza las casas como espacio de convivencia, trabajo y ocio. Por ello, muchas personas se plantean rehabilitar sus viviendas para mejorar sus prestaciones o hacerlas más eficientes desde el punto de vista energético.

La rehabilitación de una vivienda puede ser un proceso muy caro y engorroso, por lo que las autoridades ponen a disposición de los ciudadanos una serie de ayudas para incentivar este tipo de obra.

¿En qué consisten las ayudas del Gobierno para rehabilitar la vivienda?

El Gobierno de España cuenta en la actualidad con dos líneas principales de ayuda a la rehabilitación de viviendas. Estas son: el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, prorrogado hasta 2022 por la crisis de la Covid-19 y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, enmarcado en los fondos de ayuda europeos.

Plan Estatal de Vivienda: qué ayudas a la rehabilitación ofrece

Este Plan se estructura en líneas de ayuda que representan diferentes tipos de reformas que se pueden hacer en la vivienda. Estas se subdividen en dos grandes grupos de ayuda: la mejora de eficiencia energética y la conservación y accesibilidad de las viviendas.

La mejora de eficiencia energética

Mediante estas subvenciones, el Estado presta ayuda para la instalación de sistemas de calefacción y refrigeración más eficientes en los edificios, así como ayudas para mejorar el aislamiento térmico de las viviendas, que se traducen en una mayor retención del calor y por lo tanto, más eficiencia energética.

Por otro lado, también se ofrecen ayudas en el caso de que la vivienda no cumpla los estándares que marca el certificado energético. De este modo, además de los cambios en el aislamiento térmico y la calefacción, el Estado subvencionará cualquier otra medida que sea necesaria para obtener el certificado.

La conservación y accesibilidad de las viviendas

Por otro lado, el Plan Estatal de Vivienda contempla ayudas para la mejora de todos los edificios construidos antes de 1996. Esto es, la instalación de ascensores y rampas para movilidad reducida, en los que se puede cubrir hasta el 75% del coste total, arreglo de las cubiertas o mejora de los cerramientos y ventanas.

Además, aunque no están incluidas en el Plan Estatal de Vivienda, algunas comunidades sí plantean ayudas para mejorar el acabado de las viviendas, elementos puramente estéticos. El objetivo de estas ayudas es mejorar la habitabilidad de los edificios y adecuarlas a los principios de buena construcción.

El Plan de Recuperación: qué ayudas ofrece

El Plan de Recuperación, que dotará a España con 72.000 millones de fondos europeos, contempla, entre otras muchas cosas, ayudas para rehabilitar viviendas por valor de 5.800 millones de euros. Así, con el objetivo de mejorar la eficiencia energética de los edificios, el plan de ayudas subvencionará entre un 35 y un 100% del coste total de las obras de mejora de los edificios.

El Plan contempla tres ramas, incluyendo el Plan de Rehabilitación Energética de los Edificios, que se añade a los proyectos de generación de barrios y espacios urbanos completos.

Estas prestaciones contemplan tanto ayudas directas, como deducciones fiscales por rehabilitación de hasta un 30% si la obra consigue un ahorro energético del 60%.