El mantenimiento de la caldera de gas es muy importante, tanto para asegurarnos que no nos fallen los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria, si nuestra caldera es mixta, como para nuestra seguridad. Y aunque hablemos de mantenimiento, sería más correcto referirnos a las revisiones e inspecciones.

¿Qué diferencia hay entre una revisión y una inspección de la caldera?

Pero ¿qué es una revisión y qué es una inspección? Cuando alguien nos habla de la necesidad de hacer una revisión, se está refiriendo a analizar el estado del equipo para generar calor, que en este caso sería la caldera de gas para calefacción. 

En cambio, cuando se habla de inspección, se hace referencia al análisis del conjunto de la instalación de suministro de gas. Aquí entrarían las tuberías de distribución de gas, el contador, el regulador, las llaves de corte, etc.

Según la normativa actual, ambas operaciones son necesarias, aunque varía el periodo en el que debemos realizarlas. 

¿Cuándo hay que hacer la revisión de la caldera?

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios nos obliga a que cada 2 años, salvo en el País Vasco que es cada año, un técnico cualificado revise nuestra caldera, y compruebe que los gases de la combustión están dentro de los parámetros de seguridad, que no hay fugas, y la combustión se realiza de forma adecuada.

Esto nos asegura que nunca habrá problemas de falta de oxígeno para las personas ni para la correcta combustión del gas. Además, se revisa que los gases sean correctamente expulsados al exterior.

No obstante, siempre es recomendable que al inicio de la temporada de invierno un técnico compruebe que la caldera está correctamente regulada y revise el funcionamiento para asegurar que no haya problemas en plena temporada de frío.

¿Cuándo hay que hacer la inspección de la instalación de suministros?

Esta tarea se realiza cada 5 años, excepto en el País Vasco donde debe realizarse cada 4 años. Aunque podemos contratar a cualquier empresa habilitada para hacer la inspección, la empresa distribuidora nos avisa con 3 meses de antelación al vencimiento del plazo para la inspección.

En el caso de que queramos que otra empresa instaladora nos realice la inspección, deberemos enviar el certificado de la inspección a la empresa distribuidora de la que somos titulares del gas. En caso contrario, unos días antes nos avisará que un técnico suyo vendrá a nuestra casa a realizar la inspección.

Cómo hacer un mantenimiento preventivo de la caldera

Independientemente de las tareas de revisión de la caldera y la inspección de la instalación de gas, nuestra caldera necesita ciertos cuidados, que debemos hacer regularmente. En el siguiente cuadro podemos ver las tareas más importantes que deben realizarse y su periodicidad.

Mantenimiento de la caldera de gas
Semanal ✓ Verificar el nivel de agua en el manómetro de la caldera
✓ Purgar de fondo, de nivel y de superficie
✓ Control de la presión de agua que alimenta la caldera
Mensual ✓ Verificar el adecuado cierre de válvula del combustible
✓ Comprobar las luces indicadoras o alarmas existentes, y solucionar las que estén activadas
✓ Comprobar la ausencia de filtraciones, ruidos, vibraciones, u otras condiciones que puedan resultar anormales
Anual ✓ Comprobación y limpieza, si procede, de circuito de humos de calderas
✓ Limpieza del quemador de la caldera
✓ Comprobación de estanquidad de cierre entre quemador y caldera
✓ Revisión del vaso de expansión
✓ Comprobación de estanquidad de circuitos de tuberías
✓ Revisión general de calderas de gas

Consejos antes de realizar el mantenimiento de calderas

Muchos de nosotros esperamos hasta el último momento para llevar a cabo el mantenimiento de una caldera. Sin darnos cuenta que cometemos un error. Por ello exponemos a continuación una serie de consejos para el mantenimiento o revisión de la caldera de gas.

Realizar el mantenimiento o revisión de la caldera con anterioridad

El mantenimiento de calderas debe ser realizado antes de la temporada de frío. Esto quiere decir que, un par de meses antes debería ser suficiente. Hay dos motivos importantes para que un técnico realice el mantenimiento de nuestra caldera con antelación.

El primero es que nos aseguramos de que cuando llegue el frío la caldera funcionará a pleno rendimiento y sin darnos sorpresas. El segundo es que cuando empieza la temporada los técnicos ya tienen mucho trabajo y quizás no puedan entendernos con la urgencia debida. Si lo programamos antes de la temporada nos aseguramos una cita y tendremos bajo control el servicio de nuestra caldera de gas.

Realizar un mantenimiento y revisión a fondo

Todas las calderas de gas domésticas deben revisarse y se les debe de hacer un mantenimiento adecuado, independientemente de la edad que tengan. No debemos pensar que porque la instalamos hace poco no hace falta darle un vistazo de vez en cuando. Por ello, desde el primer día debemos observar todas las tareas del mantenimiento de la caldera de gas mencionadas.

Cerrar el paso de suministro de gas

Cuando estemos haciendo alguna tarea, como limpieza u otra similar, es conveniente asegurarnos que no haya salida de gas. Por ello siempre es conveniente que cerremos la llave de suministro. La seguridad es lo primero y por ello no debemos olvidar este punto tan importante.

El mantenimiento no es caro

Muchas personas pensamos que realizar el mantenimiento de la caldera de gas no es muy importante y nos queremos ahorrar el dinero de la visita de un técnico. Esto también es un error. Por ello debemos recordar que un adecuado mantenimiento nos evitará sustos y grandes averías que cuestan más dinero que una revisión.