Como sabemos, la producción de energía también tiene impactos sobre el medio ambiente. El consumo responsable de energía ayuda a minimizar los efectos del calentamiento global y el cambio climático. La mayoría de las veces, disfrutamos de los beneficios de la energía sin saber cómo gestionarla de forma óptima o qué daño provocan determinados usos que hacemos de ella.

El principal objetivo del ahorro energético es optimizar el uso de los equipos y recursos que utilizamos a diario, sobre todo ahora con la subida del precio de la luz en este último tiempo. Para reducir el consumo de energía en tu vivienda:

Utiliza electrodomésticos eficientes

El uso de electrodomésticos con etiqueta energética eficiente reduce considerablemente el consumo energético de una vivienda y además, ayudan al medio ambiente. El precio de estos electrodomésticos es más elevado, pero la inversión se recupera a corto plazo con la reducción de las facturas de electricidad, también los electrodomésticos eficientes son más duraderos.

Desconecta los aparatos que no utilizas

Para reducir el consumo de energía desconecta los aparatos electrónicos que no estás utilizando. Por ejemplo, el cargador del móvil y del ordenador sigue consumiendo energía al estar conectado a la corriente eléctrica. Para facilitar el proceso puedes comprar regletas para no dejarlos en stand by.

Cierra el frigorífico

Lo mejor es tener decidido qué vas a coger dentro de la nevera o congelador para tenerlo abierto el mínimo tiempo posible y, por lo tanto, no desperdiciar energía.

Sustituye las bombillas

Sustituye las bombillas del domicilio por unas de bajo consumo como es el caso de las bombillas led. La inversión es más elevada pero también más rentable ya que, se recupera reduciendo el consumo de energía y por consiguiente se reducen las facturas.

consumo de energía hogar

Conoce el consumo de tu hogar

Si conoces las horas en las que gastas más energía podrás buscar una tarifa entre las compañías de tu zona que se adapte mejor a tus necesidades. De esta manera el consumo energético será el mismo pero las facturas de electricidad se reducirán.

Adapta la potencia contratada

Además de que ahora con las nuevas tarifas de electricidad puedes optar por varios periodos de potencia, también puedes modificar la potencia contratada y adaptarla a lo que realmente necesitas. Una reducción de la potencia supone una disminución en las facturas.

Organiza los lavados semanales

Si organizas un día en concreto a la semana para poner la lavadora, con el tambor lleno y en los horarios que tu tarifa eléctrica es más económica obtienes beneficios. Conseguirás reducir el consumo energético al poner menos lavadoras.

Apaga las luces

Tenemos la costumbre de dejarnos encendidas las luces de las habitaciones cuando no nos encontramos en ellas, por ello, apagar las luces contribuye al ahorro energético. Dejar las luces encendidas innecesariamente aumenta el consumo de energía.

Mantén un buen aislamiento

Asegúrate de que no haya fugas de aire a través de puertas y ventanas en ninguna parte de la casa. Mantener un buen aislamiento asegura el ahorro de energía. Si no podemos reparar algunas de las fugas, es mejor buscar un servicio profesional para solucionar el problema.

Lograr un consumo energético reducido en el hogar depende directamente de nosotros. Ahorrar energía en el hogar consiste en entender cómo ser más eficientes y responsables al realizar las tareas diarias.