Estilo mediterráneo, moderno, rústico, nórdico, industrial… en qué se diferencian estos estilos de casa

Fotocasa
Fotocasa Fotocasa Life - Actualidad, inspiración y cultura inmobiliaria

Existen decenas de estilos decorativos que son tendencia en 2021 para vestir nuestra vivienda. Todos son especiales y quedan bien en casi todos los tipos de casas, por lo que elegir uno u otro dependerá, principalmente, de nuestras preferencias y nuestro carácter.

La decoración juega un papel fundamental tanto en nuestra casa como en nuestro bienestar, ya que está demostrado que la forma como decoramos nuestra vivienda influye directamente en nuestras emociones. Por lo tanto, es primordial elegir la decoración que más se ajuste a nuestros gustos.

A continuación te contamos en qué se diferencian los principales estilos de decoración, para que elijas el que más te guste para vestir tu tipo de casa.

 

¿Qué estilos de casa están más de moda en decoración?

Aunque, como apuntábamos, existen muchos estilos decorativos, algunos de ellos se usan más que otros, ya sea porque tienen más adeptos o porque nunca pasan de moda. Repasamos los 5 estilos más usados en todos los tipos de casas, que harán que nuestra vivienda tenga una decoración diez.

El estilo mediterráneo recrea paisajes costeros

El estilo mediterráneo es uno de los preferidos por los españoles, quizás porque es el que seguramente más hemos visto desde pequeños en la casa de nuestros abuelos o porque es el que representa mejor nuestra esencia.

La decoración de estilo mediterráneo se caracteriza por el uso de elementos y colores vinculados al mar y a los ambientes costeros. En ella, por lo tanto, predominan los tonos azules, blancos y tierra, las piezas de artesanía, los textiles naturales, a base de algodón y lino, y, en general, todo lo que tenga relación con la costa.

Otro de los elementos más usados en este tipo de decoración es la madera, que ayuda a reforzar la esencia de lo natural, tan presente en el carácter mediterráneo, así como dejar al descubierto los materiales arquitectónicos, como vigas de madera, paredes de piedra o estanterías encaladas.

La decoración de estilo mediterráneo se caracteriza por el uso de elementos y colores vinculados al mar y a los elementos costeros.

El estilo moderno destaca por sus líneas limpias y su funcionalidad

El estilo moderno se asemeja mucho al estilo minimalista; de hecho para muchos interioristas son extremadamente similares. Como su nombre indica, la decoración de estilo minimalista o moderno se caracteriza por sus líneas limpias, sobrias y funcionales, tanto rectas como curvas, pero básicas.

Por ello, los decoradores que recurren a ella parten de la base de que menos es más. Así, crean espacios simples en los que reina la simplicidad y la serenidad.

En la decoración de casas modernas suele estar muy presente el metal, el vidrio y la madera, sin demasiados ornamentos. El color predominante es el negro, que se combina con maderas brillantes y algún otro elemento de color, para crear contrastes.

La decoración de estilo moderno se caracteriza por sus líneas limpias, sobrias y funcionales, y por el uso del metal, el vidrio y la madera, sin demasiados ornamentos.

El estilo rústico trae la pureza de la naturaleza al hogar

El estilo rústico se ha convertido en uno de los que más adeptos ha ganado en los últimos años, ya que transmite la paz, el bienestar y el confort que todos anhelamos en casa.

Su principal objetivo es traer la pureza de la naturaleza al hogar, por lo que la decoración de estilo rústico combina piezas antiguas y envejecidas, que muestran el paso del tiempo, con todos aquellos elementos que podemos encontrar en el campo, como la madera, las fibras naturales, y las flores y las plantas, entre otros.

A pesar de que durante décadas este estilo decorativo quedó relegado a las casas y fincas rústicas, en la actualidad se ha creado lo que muchos conocen como estilo rústico moderno, que tiene cabida en cualquier vivienda actual.

La decoración de estilo rústico pretende traer la pureza de la naturaleza al hogar, por lo que combina piezas antiguas con elementos que podemos encontrar en el campo.

El estilo nórdico recurre a líneas rectas y colores claros para potenciar la luz

El estilo nórdico, muy similar al escandinavo, es, muy probablemente, el que más seguidores ha conseguido en los últimos años.

Se trata de una de las tendencias en decoración más definidas. Su paleta de colores apuesta por los tonos claros, tanto en el mobiliario como en las paredes y en el resto de elementos, que se combinan con grises y beiges. Y es que uno de los principales objetivos de la decoración de estilo nórdico es potenciar la luminosidad de los interiores. Debemos recordar que en los países escandinavos escasea la luz, y es por ello que su decoración pretende incrementarla al máximo.

En los espacios decorados con estilo nórdico se huye de materiales ostentosos y se apuesta por conseguir hogares ordenados y por las piezas de madera, y los tejidos naturales como el lino, el algodón o lana.

La decoración de estilo nórdico apuesta por los tonos claros y las líneas rectas para potenciar la luminosidad de los espacios.

El estilo industrial deja al descubierto los materiales de construcción

El estilo industrial es uno de los más peculiares que existen. Se empezó a usar en Nueva York, en la década de los años cincuenta, cuando los artistas decidieron instalarse en naves abandonadas y fábricas donde dejar volar su imaginación. Todavía hoy se considera el estilo decorativo de los artistas, por excelencia.

Por lo tanto, la decoración de estilo industrial se inspira en los almacenes y los lofts de las grandes ciudades, en los que había grandes ventanales y donde los materiales de construcción como el hierro, el cemento y el hormigón quedaban al descubierto. En la actualidad estos materiales no solo se siguen utilizando sino que se potencian, tanto en el mobiliario como en los objetos decorativos, entre los que destacan, sobre todo las fotos y los cuadros en la pared.

El gris es uno de los colores más usados en este estilo decorativo, que destaca por su frialdad pero que, sin embargo, potencia la luz y la diafanidad del espacio.

La decoración de estilo industrial se inspira en los almacenes de las grandes ciudades de los años cincuenta, donde los materiales de construcción quedaban al descubierto.

Estos son algunos de los estilos decorativos más usados para decorar viviendas. Y tú, ¿con cuál de ellos decorarías la tuya?

 

Comentarios