¿Te han salido bien las cuentas a final de año y tienes algo de dinero extra para rentabilizarlo? No olvides que el dinero que se queda parado en alguna cuenta sin generar intereses pierde poder adquisitivo a largo plazo debido al efecto de la inflación. Por eso, cada vez más personas se preguntan cómo invertir los ahorros para hacerlos crecer. Una de las formas es invertir en inmuebles, ya que la rentabilidad de la vivienda en España es del 6,8%. Sin embargo, si lo que quieres es invertir en otros productos, presta mucha atención: te contamos cómo organizar los ingresos según la regla 50/30/20 y qué trucos seguir para empezar a invertir.

¿Cómo sacar rentabilidad a tus ahorros?

La fórmula mágica para rentabilizar tu dinero: 50/30/20

Calcular cómo organizar el dinero no es una laboriosa operación matemática. Tan solo es necesario aplicar la regla 50/30/20. Esta se refiere a que un 50% de los ingresos del mes deberían ir a cubrir los gastos habituales como los derivados de la vivienda, la comida y otros gastos fijos como puede ser una tarifa de transporte mensual, los recibos de suministros, etc.

Por otro lado, el 30% de los ingresos se destinará al ocio y a otro tipo de gastos prescindibles. Un ejemplo puede ser ropa, salir a cenar con los amigos, ir a alguna obra de teatro o incluso hacer alguna escapada a una casa de alquiler vacacional. Por último, el 20% restante sería el indicado para ahorrar e invertir.

¿Destino el 20% de mi sueldo a invertir?

Como comenta Sara Gil, experta en finanzas de HelpMyCash.com, en la economía del hogar nada es blanco o negro, así que se tiene que moldear esta regla a lo que a cada uno le vaya bien. Eso sí, es importante saber que nunca tenemos que destinar todo el dinero ahorrado a invertir en productos no garantizados y poco líquidos. Pongamos por caso que tenemos 15.000 euros ahorrados, lo ideal sería destinar una parte del dinero a invertir para obtener rentabilidad y dejar otra parte para imprevistos que puedan surgir o gastos inesperados que puedan ocurrir, por ejemplo en una cuenta de ahorro. Así tendremos dinero totalmente líquido y accesible.

Si quiero invertir, ¿qué productos de inversión elijo?

Cuando son los primeros pasos de alguien en el mundo de la inversión es realmente importante buscar productos que sean sencillos para rentabilizar el dinero. Los productos no complejos serían aquellos como los fondos de inversión, los fondos indexados o las acciones, por ejemplo, aunque estos productos requieren un seguimiento y algo de conocimientos por parte del inversor. Es importante saber que en todos los productos de inversión hay un riesgo sobre el dinero y esto quiere decir que puede haber ganancias o pérdidas.

¿Cómo invertir en fondos de inversión de manera sencilla? Como explican desde HelpMyCash.com hay dos opciones.

  • La primera es mediante una entidad bancaria o bróker y escogiendo el fondo de inversión que más interese a la persona, lo cual puede ser un poco difícil si se encuentra con un listado de decenas de fondos a elegir.
  • La segunda es contratar una cartera de inversión (conjunto de fondos de inversión) con un robo advisor que ya esté adaptada al perfil de riesgo del cliente. Un robo advisor es una entidad que revisa el perfil del usuario y le recomienda un conjunto de fondos de inversión adaptados a él. Estas empresas se caracterizan por llevar todo el seguimiento y cobrar comisiones inferiores a las que tienen los fondos de gestión activa.

¿Puedo rentabilizar mi dinero sin invertir?

Sí, existe la posibilidad de ganar rentabilidad sobre el dinero sin invertir contratando un depósito a plazo fijo. Los depósitos a plazo fijo no suponen riesgo de pérdida sobre el dinero. Antes de contratarlos sabemos a qué plazo vencerá y qué ganancias tendremos al vencimiento. Así, aunque la rentabilidad potencial es mucho menor que con un producto de inversión, podemos estar tranquilos ya que en ningún caso puede haber pérdidas.