El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) se aplica en todo el territorio español y se recoge en la Ley 29/1987, de 18 de diciembre; aunque su gestión está cedida a las diferentes Comunidades Autónomas y su regulación puede variar de unas a otras.

En las siguientes líneas aclararemos qué es el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, en qué casos se debe tributar y las diferencias más significativas entre CC. AA.

¿Qué es el ISD?

El ISD tiene por función gravar la transmisión de bienes y/o derechos entre personas físicas, o lo que es lo mismo, los incrementos patrimoniales obtenidos a título gratuito por personas físicas a través de una herencia o una donación.

  • Sucesiones: grava los incrementos patrimoniales que se obtienen de manera gratuita tras un deceso.
  • Donaciones: grava las transmisiones que se realizan de forma gratuita entre personas vivas.

Características específicas

  • Directo. Es un impuesto que se aplica sobre los bienes e ingresos económicos de las personas.
  • Progresivo. Se paga en función de lo que se hereda -a más herencia más se paga-. El gravamen puede variar del 7,65% al 34%.

¿En qué casos se debe pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones?

Existen tres casos en los que las personas físicas están obligadas a tributar:

  1. Sucesiones. Debe ser abonado por los herederos o legatarios -sucesor a título particular que solo recibe los bienes y no responde a las deudas-.
  2. Donaciones en vida. La persona que reciba el bien donado es el encargado de pagar el impuesto o, lo que es lo mismo, el donatario.
  3. Seguros de vida. Los beneficiarios de un seguro de vida -cuando este sea distinto al contratante- deben hacer frente también a este impuesto.

Los plazos

Los plazos para hacer frente a las tributaciones varían en función de si es una herencia o una donación. 

  • Herencia: las personas que hereden algún tipo de bien deberán presentar el impuesto en un plazo de seis meses desde el fallecimiento.
    Cabe recordar que es posible solicitar una prórroga de seis meses más que se deberá pedir dentro de los cinco primeros meses.
  • Donación: en el caso de las donaciones, los donatarios tendrán 30 días hábiles desde el primer día que se realiza la donación.

Dónde se presenta el Impuesto de Sucesiones y Donaciones

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) se exige en todo el territorio español, aunque al estar cedido a las Comunidades Autónomas son estas las encargadas de su recaudación y comprobación. 

  • Sucesiones. Se presenta en la comunidad en la que el fallecido haya tenido su última residencia habitual, sin importar dónde se encuentren los bienes heredados.
    En los casos en los que el fallecido no tuviese residencia en España, el ISD se debe presentar en la Delegación de Hacienda de Madrid. Si los herederos residen en el territorio español, se presentará en la CC. AA. correspondiente.
  • Donaciones. El lugar a presentar el impuesto variará en función del bien donado.
    • Bienes inmuebles: se deberán abonar en la Comunidad Autónoma donde radiquen los bienes.
    • Bienes muebles: se debe presentar en la Comunidad Autónoma donde resida el donatario
    • Bienes muebles e inmuebles: si se recibe una donación de vivienda y dinero, hay que presentar el impuesto en la CC. AA. donde radique el bien de mayor valor.

Diferencias entre Comunidades Autónomas

Existen diferencias significativas entre las CC. AA. a la hora de tributar el ISD, lo que genera cierta polémica.

Sucesiones

En lo que se refiere a las sucesiones, las CC. AA. más baratas son Andalucía, Canarias, Madrid, Extremadura, Murcia, Cataluña o La Rioja. Si bien Castilla y León era una de las más caras, desde mayo de 2021 las herencias hasta los 400.000 euros están exentas de pago, así como también las donaciones.

Por otro lado, las comunidades más caras son Aragón, Asturias, Comunidad Valenciana o Castilla – La Mancha.

En determinadas regiones los descendientes más directos y menores de 21 años abonan importes simbólicos en el Impuesto de Sucesiones -Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Galicia, Extremadura, Madrid y Murcia-.

Donaciones

En las donaciones también existen diferencias en la cantidad a pagar. En Andalucía, Madrid, La Rioja y Murcia, las donaciones entre padres e hijos cuentan con una bonificación del 99%, lo que se traduce en que solo se debe pagar un 1% de cuota tributaria. En Cataluña, por ejemplo, las bonificaciones son del 95%.