16 julio 2015

Los datos de robos en viviendas y garajes son malos en toda España, pero resulta especialmente preocupante el incremento de los robos en trasteros. En algunas ciudades como Bilbao, se han multiplicado por cuatro este tipo de robos durante los primeros meses de 2015 respecto al mismo período de 2014.

Existen una serie de medidas que se pueden aplicar que, si bien no garantizan la protección total de los trasteros, reducen considerablemente las posibilidades de sufrir robos en ellos:

 

Ser discreto y no ostentar

El binomio rentabilidad/riesgo funciona tanto en la economía como en los robos a trasteros. Si el caco sospecha que dentro del trastero hay un buen botín, no habrá medida de seguridad que se le resista. No hay que olvidar que las bandas que comenten este tipo de delitos están altamente cualificadas y poseen lo último en tecnología. En algunos casos, llegan a utilizar micro cámaras aprovechando rejillas de ventilación o taladrando directamente la puerta para ver el interior del trastero. Por eso, es recomendable que ocultes el material más valioso o que utilices una cortinilla que separe en dos espacios el trastero. En caso de que tengas bicicletas y existan marcas de ruedas en la puerta, conviene que las limpies para no dar pistas de lo que guardas dentro.

 

Medidas de seguridad “invisibles”

Si optas por medidas de seguridad “extra”, es muy importante que estas estén en el interior del trastero, nunca visibles desde el exterior, pues supondría un perfecto indicador de que guardas objetos de valor y puede suponer una motivación extra para el ladrón. Un enrejado interior -siempre que la puerta del trastero se abra hacia fuera- es muy efectivo, así como una cerradura “invisible”, instalada en el interior del trastero e imposible de ver desde el exterior.

 

Proteger el material más valioso del trastero

Uno de los objetos más apreciados en los robos a trasteros son las bicicletas; su alto coste y la facilidad con que se venden las convierten en el botín perfecto. Anclar la bicicleta al suelo o pared del trastero mediante cadena “pitón” o candado, podrá salvarla del saqueo. Esto puedes hacerlo con cualquier objeto de gran tamaño. Para guardar los pequeños objetos, puedes utilizar taquillas o armarios de limpieza metálicos; esto supondrá una cerradura más que forzar, lo que robará tiempo a los asaltantes.

 

Optar por una solución común a todos los vecinos

Proteger todas y cada una de las puertas de los trasteros es realmente costoso. Resulta mucho más rentable aplicar las medidas de seguridad en los accesos comunes a la zona de trasteros, dividiendo la inversión entre todos los vecinos. Medidas como un control de accesos, cámaras de seguridad o cerraduras de seguridad en las puertas de acceso a la zona de trasteros son las opciones más económicas para la comunidad.

 

Puerta y cerradura deben ser un “matrimonio”

Si se opta por invertir en la puerta del trastero, se debe tener en cuenta que de nada sirve tener la mejor puerta del mercado si no está acompañada por una cerradura de alta calidad y viceversa. Si la puerta es resistente pero la cerradura es vulnerable, la forzarán en pocos segundos, y si la cerradura es de seguridad pero la puerta es de chapa, cortarán la puerta con una radial y accederán sin tocar la cerradura.

 

Disponer de un buen seguro

En muchos casos, el seguro de la comunidad de propietarios incluye los robos en trasteros y garajes. En caso contrario y aunque suene a medida “derrotista”, es muy recomendable ser previsor y contratar un buen seguro de hogar con coberturas para los trasteros.

 

Facebook Comments