18 noviembre 2013

A la hora de alquilar o comprar una vivienda, para dar de alta un suministro… Son muchas las situaciones en las que se demanda la cédula de habitabilidad de la casa, pero ¿qué es y cómo se tramita?

La cédula de habitabilidad de una vivienda es un documento que acredita el cumplimento de los requisitos mínimos para que un espacio pueda ser habitado por personas a nivel de salubridad, higiene y solidez. Está legalizada por las comunidades autónomas y caduca cada 15 años.

En esta acreditación se regula la superficie útil, mínima, de los espacios de la vivienda así como el equipamiento mínimo que debe tener: inodoro, cocina, agua caliente, etc. Los requisitos no son muy exigentes así que lo más habitual es que las viviendas cumplan los mínimos.

Según la Ley 18/2007 este documento se exige al contratar y dar de alta los servicios de agua, gas y luz, además de los trámites para alquilar o vender un inmueble. Lo recomendable es que, antes de firmar un contrato de alquiler o de ir al notario para hacer una compra-venta, se compruebe que la vivienda dispone de la cédula de habitabilidad al día.

 

Cédula-de-habitabilidad

 

Si no se tiene este documento o está caducado, se debe contactar con un arquitecto o arquitecto técnico y solicitarle un Certificado de Habitabilidad visado por su Colegio profesional. Éste realizará una inspección visual al inmueble y comprobará si cumple o no con la normativa actual.

Una vez se disponga del Certificado, se tiene que entregar a la administración que corresponda junto con el resto de documentación necesaria.

La respuesta a este trámite no suele demorarse más de un mes, aunque depende de cada Comunidad Autónoma. Si se necesita este documento de manera urgente, en la mayoría de trámites se permite presentar la instancia sellada conforme se ha solicitado el certificado de habitabilidad, sin tener que esperar a tener el certificado físico.

Aquí se pueden encontrar algunos ejemplos de céludas de habitabilidad de Cataluña (específica y más restrictiva que la general) y Madrid y de las provincias de Ávila y Galicia.

Artículo ofrecido por Plan Reforma

 

Facebook Comments