15 octubre 2018

Cuando por fin nos independizamos, una mezcla de liberación y alegría se adueña de nosotros.

Pero cuidado: toda esta euforia nos puede hacer cometer errores de los que podemos arrepentirnos a muy corto plazo. Tenemos que aprender a identificarlos para no caer en ellos. habitissimo ha seleccionado los más frecuentes y nos ofrece soluciones a las principales meteduras de pata.

 

No pensar en comprar para reformar

 

No pensar en comprar para reformar

Durante años nos han dicho que lo mejor era comprar casas a estrenar, aunque estuvieran en las afueras y no se adaptaran exactamente a lo que soñábamos. Pero el mercado se ha dado la vuelta y ahora sabemos que merece la pena comprar para reformar, pues eso nos permite hacerlo mucho más barato y destinar parte del presupuesto a una reforma que sí nos acerque a la casa de nuestros sueños.

Si ya hemos comprado, la forma más rápida de mejorar lo presente es encargar a una empresa que reforme la casa. Así nos evitaremos sorpresas y desvíos en el presupuesto final. No hay más que coger la calculadora y hacer números para ver si nos compensa invertir en un hogar mejor.

 

No invertir en almacenaje

Cuando llegamos a la nueva casa y comenzamos a ver cajas y cajas apiladas, no nos damos cuenta de la gran cantidad de trastos que acumulamos. Una buena limpieza antes de la mudanza es una estupenda forma de comenzar, pero si ya la hemos hecho, o no estamos dispuestos a sacrificar ninguna cosa más, entonces es momento de tomar medidas. Es importante no comprar como locos muebles auxiliares que saturen el espacio (sería peor el remedio que la enfermedad).

Tenemos que fijarnos mucho en lo que guardamos y darle la mejor ubicación. Por ejemplo, si nos apasionan los libros y guardamos muchos, podemos plantearnos hacer una gran librería de obra (con pladur o DM). En ella podemos integrar la TV, el equipo de sonido y sus mil cables… Y si lo nuestro es coleccionar trapitos, hay que mirar si hay forma de añadir un pequeño vestidor al dormitorio o instalar un armario empotrado. El precio medio de construir un armario empotrado con puertas correderas es de 900 euros y la duración del trabajo es de 3 días.

 

No planificar los puntos de luz

Vale que se llevan los cables vistos, pero eso de andar siempre con alargos por casa tampoco es una gran idea. Si tenemos claro que necesitamos una zona de estudio y ya hemos elegido su ubicación, antes de lanzarnos a pintar la pared o comprar los muebles, debemos hacer una buena planificación de los puntos de luz que vamos a necesitar.

Es preciso analizar todos los puntos de luz o teléfono que vamos a necesitar, y diseñar la ubicación que sería más adecuada. Después, hay que buscar un buen profesional que pase los cables al lugar más idóneo y accesible. Y cuando lo tengamos todo esto listo, entonces podemos ir a buscar papeles pintados, pintura para la pared o la silla perfecta.

 

Comprar sin preparar nuestra casa antes

Es otro error de principiante muy frecuente. Decorar parece fácil, sobre todo porque ahora con tanta revista y tanto blog, parece que todos nos hemos vuelto interioristas o decoradores, pero la realidad es que no es tan sencillo como parece. Antes de comprar, hay que planificar bien cómo decoraremos nuestra casa. Hay que mirar el suelo, las paredes y la entrada de luz, y sacar lo mejor de ellas. Un piso oscuro y bajo puede ganar y mucho solo con cambiar el suelo por otro más cálido, y pintar las paredes con el tono acertado.

 

invertir reforma primera casa

 

No invertir en lo que de verdad merece la pena

El hecho de mudarse a otra casa siempre lleva aparejados muchos gastos. Entre la entrada o la fianza y la mudanza se nos va un buen pico. Así que cuando asoman los primeros imprevistos, muchas veces se tienen que cubrir con cosas que sabemos que no nos van a durar mucho. Hay que invertir en lo verdaderamente importante. Por ejemplo, en el plato de ducha. No, nos vale cualquiera, porque si un día se nos cae un bote de colonia es fácil que lo rompamos.

Tampoco nos vayamos a lanzar a pintar los azulejos o poner un suelo vinílico si sospechamos que hay humedades en ese cuarto de baño. En resumen: no hay que poner parches. Reformar el baño o la cocina puede suponer un buen pellizco con el que no contábamos, pero lo vamos a amortizar en seguida evitando costosas reparaciones.

 

Olvidarse del aislamiento

Cuando miramos un piso no debemos fijarnos solo en lo bonito que se ve ese rincón, ni en el arte con el que han decorado el salón. Hay que fijarse en si las ventanas y puertas cierran bien, y analizar cómo de fría o caliente puede llegar a ser nuestra casa en las distintas estaciones.

En el caso de no haberlo hecho, no nos queda otra que hacer la inversión. Debemos recordar que en algunas comunidades autónomas estos gastos tienen subvenciones o ayudas, y que hacerlo será garantía de ahorrar y mucho en nuestra factura de la luz. El marco nuevo puede ser de aluminio, madera o PVC (este último es el que mejor aislamiento térmico y acústico ofrece). Hay que pensar en el uso que le vamos a dar a esa habitación, el espacio disponible para abrir la ventana, sus medidas y si está muy expuesta al frío, el ruido o el sol. De nuevo, un buen profesional será clave para decidir bien.

 

Encargar la reforma a cualquiera

Meter a alguien en casa del que no tenemos referencias o que no sabe darnos un presupuesto del trabajo a realizar, nunca será una buena idea. Podemos tener más de un disgusto a lo largo de la obra, retrasos que no esperábamos, o hasta incluso encarecer reformas que en principio era muy básicas o sencillas.

Es fundamental ponernos en manos de un buen profesional. Ellos nos podrán asesorar sobre el mejor material, o la funcionalidad de eso que tenemos previsto en nuestra cabeza. Comenzar por contratar un interiorista siempre es una buena opción, pues ellos dirigirán las obras y traerán los especialistas de su confianza para darle vida. Si no, siempre podemos buscar directamente al profesional de cada ramo.

Carpinteros, pintores, cristaleros, que conocen bien la mejor manera de tratar e instalar el material. En habitissimo, además de tener al alcance a miles de profesionales, es posible ver sus trabajos, sus referencias y comparar entre ellos. ¡Hay que escuchar la voz de los especialistas!

Facebook Comments