27 julio 2015

Aunque una reforma no se lleva a cabo exclusivamente para mejorar el aspecto de la casa, si no también para mejorar el nivel de vida y aumentar el valor de la vivienda, es interesante tener en cuenta los valores estéticos que esta puede aportar. En este sentido, es aconsejable mantenerse al corriente de las últimas tendencias interioristas y arquitectónicas. Una las más interesantes que se ha recuperado de la arquitectura de principios del siglo XX ha sido la incorporación del hormigón visto en el interior de las viviendas. ¡Descubre sus ventajas, propiedades y posibilidades con fotocasa!

Acabados del hormigón visto

El hormigón visto es un elemento normalmente utilizado para la construcción de grandes estructuras y obras civiles como, por ejemplo, los puentes o los muros de contención. Si no estás acostumbrado, a priori, puede parecer un material muy contundente para el interior de la vivienda, pero la realidad es otra, y es que el hormigón tiene una gran variedad de posibilidades en cuanto a color y textura, pudiendo conseguir desde un aspecto áspero y rústico, hasta otro más elegante y sencillo. Además, el hormigón es un material que permite aplicarle pinturas, consiguiendo prácticamente cualquier color.

Muy importante también es que recuerdes que el hormigón no solo sirve como paramento vertical, paredes o tabiques, sino que también se puede utilizar como pavimento, consiguiendo suelos continuos pulidos de todo tipo de formas, texturas y colores.

Hormigón visto

Foto: Home Designing

Decorar con paredes de hormigón visto

Una reforma donde incorpores el hormigón como elemento decorativo ofrece un aspecto más atrevido y original, además de hacer de la vivienda un espacio moderno con un elemento que puede generar contrastes interesantes con los otros materiales que envuelven la estancia. Aplicar el hormigón en lugares aislados, como en una de las paredes del salón, te permitirá destacar aquellos elementos que antes podían pasar desapercibidos.

Hormigón visto

Foto: Home Designing

Propiedades del hormigón visto

Quizá no lo sepas, pero el hormigón es el material estructural por excelencia de la construcción, ya que reúne una serie de características que favorecen la obra del edificio. Esto quiere decir que a la hora de poner hormigón en la vivienda, podrás aprovechar algunas de sus propiedades para mejorar la habitabilidad del hogar. Estas son algunas de sus propiedades más importantes:

  • Conductor térmico. Es un gran conductor del calor, por eso es aconsejable instalarlo en pavimentos, en concreto si hay suelo radiante.
  • Aislante acústico. Si se ha instalado de la forma correcta y se han sellado la mayoría de sus poros, el hormigón también se convierte en un buen aislante acústico, haciendo de la vivienda un lugar más confortable.
  • Dureza. También resulta ser un material muy sólido, convirtiéndose así en un imprescindible en la mayoría de las construcciones actuales.
  • Ignífugo. El hormigón es totalmente ignifugo, así que en caso de incendio es uno de los materiales más seguros que hay actualmente en el mercado.
  • Limpieza. Es fácil de limpiar, con agua caliente y detergente bastará para dejar la superficie en perfecto estado.

Ventajas económicas

Al ser el material con el que se hacen la mayoría de las obras, el hormigón resulta muy económico en comparación con otros. Además, todos los componentes que lo forman (agua, áridos, cemento y grava o piedra machada) tienen un coste bajo. Por esto, reformar con hormigón visto puede resultar interesante a la hora de abaratar el presupuesto de la obra. Se consigue un buen material, un buen resultado y, además, es económico.

Facebook Comments