18 diciembre 2018

PUBLIRREPORTAJE

Cuando nos mudamos a una casa nueva o nos proponemos renovar nuestro salón, uno de los elementos que más discusión suele generar en familias y parejas es, sin duda alguna, el sofáSe convierte en centro de todas las reuniones, en lugar de descanso y recogimiento durante la noche, para ver nuestras pelis y series favoritas, disfrutar de una reconfortante siesta, relajarnos mientras escuchamos música con un buen libro en mano…

Elegir sofá no es una tarea sencilla. En la decisión entran en juego múltiples factores. Por suerte, en tiendas como IKEA nos proporcionan el asesoramiento de especialistas en interiorismo para ayudarnos a amueblar nuestro salón. Además, esta misma tienda nos ofrece 365 días para probar el sofá. Y si no nos convence, nos lo cambian sin problema.

 

gronlind

GRÖNLIND

 

Sofás para grandes salones

Para la mayoría, el sofá es el centro de toda la actividad que se gesta en casa. No importa si la familia es grande o es pequeña, si vivimos solos, en pareja o si somos familia numerosa. Si hay espacio de sobra, lo más lógico es hacerse con un sofá grande, que tenga tres o más plazas y que, si se tercia, nos sirva para disfrutar cómodamente de una siesta de las que hacen historia.

Es importante saber cuál es el sofá que, por sus dimensiones, más le conviene a nuestro salón. El GRÖNLID de IKEA que, parte de las dos plazas, puede montarse a través de módulos combinables, con el fin de adaptarse al máximo a nuestro hogar. Y si fuera necesario ampliarlo, podríamos hacerlo, añadiendo un módulo adicional o incluso dos. Puedes hacerte con él por 1.059 euros. 

 

ESKILSTUNA

Sofás para grandes familias

En estos casos es importante asegurarse de que el sofá sea grande, que tenga fondo y si nos gusta la estética, que cuente con un respaldo alto. Es importante tener en cuenta los materiales con los que esté fabricado, asegurándonos de que todos son de primera calidad: viscoelástica, espuma de alta densidad o espuma de alta resiliencia ofrecen mayores garantías en cuanto a comodidad y durabilidad.

El ESKILSTUNA es un sofá perfecto para familias que, ante todo, buscan comodidad y un respaldo alto para ver la televisión o sentarse a escuchar música o a leer. Este modelo está a la venta por 799 euros.

 

LIDHULT

 

Sofás para pisos pequeños

El sofá que elijamos tiene que ajustarse a las dimensiones del salón. Ser coherentes en las medidas del sofá nos ayudará a disfrutar de una composición más equilibrada y, lógicamente, nos dará espacio para otros elementos que también son importantes en el salón, como por ejemplo el mobiliario.

Hay sofás con chaise-longue como el LIDHULT que, incluso siendo de tres plazas, puede adaptarse a salones de dimensiones medianas. Además este tiene la enorme ventaja de contar con espacio de almacenamiento extra. No hay más que levantar la tapa para guardar cualquier cosa que necesitemos tener guardada, pero siempre a mano. Puede ser una manta, una funda nórdica o más cojines. Este modelo, concretamente, cuesta 1.040 euros.

 

STOCKHOLM

STOCKHOLM

 

Sofás para aprovechar ese rincón libre

Otra opción interesante, sobre todo si tenemos una esquina libre y una gran familia o grupo de amigos para reunir, es un sofá rinconera. Esta opción es igualmente apta si tenemos un salón grande o si es más pequeño, porque es una buena manera de aprovechar el espacio para reuniones.

A la hora de elegir es importante tener en cuenta el número de plazas. Habitualmente estos sofás parten de las tres, pero podemos conseguir hasta seis. Además, hay que tener en cuenta el modelo, según si está acabado en piel, como los VIMLE, desde 1.029 euros; en tela, como estos LIDHULT, desde 1.049 euros;  o si tiene unos cojines mullidos o un relleno generoso.

Si todavía queda espacio, podemos aprovechar para combinar el sofá con otros sillones complementarios, que pueden situarse en el otro extremo del salón y que pueden ayudarnos a ganar espacio para más invitados.

 

VIMLE

Sofás todoterreno para hogares con niños

Cualquier familia con niños sabrá que para resistir a toda la tropa – sobre todo si son varios – lo más conveniente es contar con un sofá todoterreno. En cuanto a resistencia, lo más importante es que tenga una buena estructura reforzada con madera maciza.

Otra cuestión imprescindible: que el sofá tenga fundas o cojines desenfundables. Lo que queremos evitar con esto es que se hagan eternos los pies marcados en el sofá, el chocolate derramado y la cenefa improvisada dibujada con rotuladores. En estos casos es importante decantarse por sofás como el VIMLE, con fundas fáciles de quitar y de lavar, que no nos exijan acudir constantemente al tinte y gastarnos un dineral en lavados.

Además, lo que también se recomienda es optar por colores más oscuros, en los que el uso diario no se haga tan evidente como lo sería en tonalidades más claras, blancas o beige, que puedan ser más aptas para hogares con menos riesgos.

Aun así, una buena funda fácil de lavar no puede venirle mal a nadie. Al NOCKEBY, que está a la venta desde 599 euros, le van fenomenal unas cuantas que te servirán para cambiar el aspecto del sofá y darle otro aire a tu salón.

 

FLOTEBBO

Sofás para despachos, recibidores y otras estancias

Pero no siempre necesitamos un sofá para el salón. A veces hay otras estancias de la casa que también piden a gritos un sofá, como por ejemplo una habitación habilitada como despacho, un recibidor o una habitación para invitados.

Es posible que en este caso, además de pensar en la comodidad, tengamos en mente un objetivo mucho más funcional. Seguramente no necesitaremos demasiadas plazas (puede bastarnos con dos o incluso con una, si optamos por un sillón orejero, como el clásico STRANDMON, por 249 euros) y que estemos pensando en aprovechar ese sofá como cama para invitados, como espacio extra de almacenamiento o como rincón habilitado para la lectura.

¿Has encontrado ya el sofá perfecto para tu salón? Si quieres ver más, puedes echar un vistazo al catálogo de sofás de IKEA y decidirte por uno que encaje contigo a la perfección. Lo bueno es que si al final no quedas convencido, IKEA te da la opción de probar los productos durante 365 días y devolverlos si no quedas satisfecho. Si traes el sofá junto con el tique, recibirás el importe del mismo en una tarjeta de devolución.

Facebook Comments