15 noviembre 2017

Ante la llegada del frío, es importante que nuestro hogar cuente con un buen sistema de calefacción, y la instalación de un sistema u otro es algo a tener muy en cuenta si se va a hacer una reforma (si no estás muy seguro, siempre puedes solicitar consejo a los expertos de una empresa de reformas, como es el caso del equipo de Reformadísimo).

Tipos de calefacción

A la hora de decidir qué tipo de calefacción te conviene, hay que tener en cuenta varios factores, como por ejemplo cuál es el que más o menos consume. También, si lo necesitas, conviene conocer el tipo de caldera que se va a poner. Para ayudarte, desde fotocasa te detallamos a continuación los principales sistemas de calefacción disponibles.

Calefacción eléctrica: puntos fuertes y débiles

La calefacción eléctrica es la que produce calor conectando un radiador a la red de electricidad de la casa mediante un enchufe. Los radiadores que se utilizan con este tipo de calefacción pueden ser tanto móviles como fijos. Estos últimos suelen ser más grandes y tener más potencia que los móviles, que se pueden guardar y sacar solo cuando sea necesario.

Ventajas

  • Entre sus principales ventajas está la producción de calor sin generar ni residuos ni olores, y que sus costes de mantenimiento son bastante escasos. Además, suele ser bastante asequible, aunque las continuas subidas de la luz están haciendo que cada vez lo sea menos. Pero hay otros beneficios a considerar de este tipo de calefacción .
  • Tampoco es necesario almacenar el combustible encargado de generar el calor. Basta con conectar el radiador a la red cuando se necesite. Además, los radiadores eléctricos se calientan muy rápido y mantienen bastante el calor después de ser desconectados.

Inconvenientes

  • No está recomendada para calentar espacios o habitaciones muy grandes. Esto se debe a que el calor que producen estos radiadores no se expande a mucha distancia.
  • Además, los radiadores eléctricos se suelen calentar bastante, por lo que hay que tener cuidado de no tocarlos para no quemarse.

Tipos de calefacción

Calefacción a gas: sus ventajas e inconvenientes

La calefacción de gas natural se ha extendido rápidamente en los últimos años, sobre todo en las ciudades. Para instalar este tipo de calefacción, además de los radiadores, también hay que colocar una caldera.

En la actualidad es uno de los sistemas de calefacción más cómodos de instalar. Eso sí, su instalación es un poco complicada, dado que hay que montar un circuito de tubos conectados a una caldera, y por este circuito tendrá que circular el agua, que cuando se calienta (gracias a la caldera) es la encargada de producir calor. Cuando el líquido se queda frío, regresa de nuevo a la caldera para calentarse otra vez.

Ventajas

  • La calefacción de gas es bastante limpia y segura.
  • Los radiadores con este tipo de calefacción se calientan, pero no tanto como los eléctricos., y el calor generado llega a más distancia que el conseguido con la calefacción eléctrica. Eso sí, se recomienda que en estancias grandes se instale más de un radiador.
  • En la generación de calor con este sistema influye el tipo de caldera instalado. Cuanto más potente, más calor generará. En caso de duda sobre la que se necesita, siempre es mejor consultarlo con un experto.

Inconvenientes

  • Entre sus inconvenientes, está el hecho de que para instalarla hay que hacer una obra mayor.
  • Además, no hay que olvidar tampoco sus costes de mantenimiento e instalación.

Además del gas natural, cabe mencionar también el sistema de calefacción mediante gasóleo C, capaz de calentar superficies bastante grandes. Se suele utilizar en poblaciones pequeñas y en casas independientes, pero hasta aquí llegan sus ventajas, ya que el combustible utilizado para generar el calor hay que almacenarlo y, por tanto, se necesita contar con un depósito bastante grande. Cada cierto tiempo hay que preocuparse de rellenarlo y se trata de una energía bastante sucia, porque genera muchos residuos.

Tipos de calefacción

Calefacción de suelo radiante: puntos fuertes y débiles

La calefacción de suelo radiante es la que se instala debajo del suelo de las viviendas. Su funcionamiento se basa en el sistema de expansión del calor, generalmente de abajo hacia arriba. Así, el calor generado en el suelo se extenderá hacia las estancias. Existen varios tipos dentro de este sistema de calefacción, pero el más común es el que utiliza un circuito de agua conectado a una caldera.

Ventajas

  • Se trata de la modalidad más económica.
  • Es un sistema de calefacción muy cómodo y limpio.
  • No genera residuos.

Inconvenientes

  • Es el sistema más costoso a la hora de instalar, ya que se necesitan grandes obras.
  • Su mantenimiento también puede resultar costoso.

Tipos de calefacción

Calefacción mediante bomba de calor: ventajas e inconvenientes

Los sistemas de bomba de calor calientan con máquinas que transforman, gracias a la electricidad, el aire frío en caliente. Su funcionamiento es similar al de un aparato de aire acondicionado, solo que a la inversa.

Ventajas

  • Su instalación no es muy trabajosa, aunque precisan de una unidad colocada en el exterior de la vivienda, al igual que los sistemas de aire acondicionado.
  • Este tipo de calefacción expulsa aire caliente en los recintos a calentar, y resulta ser un proceso bastante rápido.
  • Se trata de un sistema limpio y relativamente asequible.
  • Su mantenimiento tampoco es excesivamente costoso.
  • Es un sistema reversible, por lo que en verano se puede utilizar para generar aire frío.

Inconvenientes

  • No es muy eficaz en lugares muy fríos, puesto que cuanto más frío hace fuera, menos calor pueden generar en el interior de una vivienda. De hecho, en climas fríos, cuando la temperatura es inferior a 0º, rinde aproximadamente la mitad.

 

Como hemos visto, hay varios tipos de calefacción. La elección dependerá de tus circunstancias personales, de las de tu hogar y de la reforma que tengas planeada, pero recuerda que si no lo tienes claro, los expertos de una empresa de reformas como Reformadísimo te ayudarán a analizar las necesidades de calefacción de tu hogar para planificar la reforma.

Facebook Comments