30 junio 2014

El usuario que tenga una nueva vivienda tendrá que dar de alta el gas natural junto con otros suministros como la electricidad o el agua. Para ello, debe asegurarse de que el domicilio cuenta con instalación individual de gas y conocer si ha tenido este suministro anteriormente.

Si el domicilio no tenía gas, el consumidor tendrá que aportar una serie de datos y abonar un importe a la comercializadora por la contratación. Si, por el contrario, sí contaba con este servicio, no necesitará dar de alta el abastecimiento, sólo realizar un cambio de titularidad para poner el contrato a su nombre, gestión que es gratuita.

 

¿Por qué dar de alta el gas?

El gas natural es uno de los suministros más económicos si se compara con otras energías como el gasóleo, el gas propano o la electricidad. Este abastecimiento se reparte a través de una red de distribución y permite ser utilizado para los siguientes aspectos tanto domésticos como profesionales:

• La calefacción es uno de los factores que más gas natural consume
• El gas natural también se emplea para el agua caliente
La cocina es el elemento que menos gasto supone de gas

El usuario necesitará el gas natural para uno o varios de estos aspectos dependiendo del tipo de domicilio. Las viviendas, disponen por lo general de dos tarifas en función del uso del gas:

• La tarifa de acceso 3.1: viviendas que utilizan el gas tanto para la cocina como para el agua caliente y donde el precio del término fijo es de aproximadamente unos 4 euros.
• La tarifa de acceso 3.2: viviendas de uso habitual con calefacción de gas, donde el término fijo es de unos 8 euros, con un coste por consumo menor que en la tarifa 3.1.

El cliente puede escoger su tarifa de acceso en el momento de la contratación, pero la distribuidora se encargará de actualizarla, dependiendo del consumo anual que éste realice.

 

alta gas

Documentos para contratar el gas

Una vez que el cliente tiene toda la información sobre la tarifa, solo debe ponerse en contacto con la comercializadora que brinda la oferta y solicitar la contratación del nuevo suministro de gas natural. Esta tramitación se puede hacer por teléfono y por Internet, y tendrán que aportarse los siguientes datos:

• Datos personales del que será el titular del suministro
• Dirección completa del suministro.
• Código Universal del Punto de Suministro (CUPS): se puede encontrar en una factura de gas anterior o solicitárselo a la distribuidora de la zona
• Cuenta bancaria para domiciliar el pago

La tramitación tarda entre unos 5 o 7 días hábiles, en los que la distribuidora se pone en contacto con el consumidor y manda un técnico a instalar el contador de gas natural.

Si la vivienda es de nueva construcción, el técnico podrá solicitar el Certificado de Instalación Individual de gas para conectar el contador. Este certificado lo proporciona la promotora al entregar la vivienda o el instalador autorizado que haya realizado la instalación de gas.

 

alta gas

 

Precio por dar de alta el gas natural

El consumidor que dé de alta el gas natural tendrá que pagar un precio por ello a la distribuidora de su zona. Este coste se abonará a través de la primera factura, sin tener que pagar nada al técnico, y variará en función de los siguientes factores:

• En las viviendas de nueva construcción, el precio por dar de alta el gas ronda los 200 – 220 euros, dependiendo de la Comunidad Autónoma
• Las viviendas donde el gas lleve dado de baja menos de tres años, el coste es de unos 80 – 100 euros, también dependiendo de la Comunidad Autónoma.

La distribuidora fija el precio para la contratación de gas basándose en los derechos de acometida y de enganche, que todo usuario debe pagar para disponer de este suministro, siendo independiente de la compañía con la que se contrate.

 

¿Cómo comparar las tarifas de gas natural?

Tras conocer las especificaciones de la vivienda, si dispone de instalación o para qué se utiliza el gas, el cliente tiene que buscar aquella tarifa que mejor se ajuste a sus necesidades. El uso de un comparador de tarifas de gas puede ayudar a encontrar la mejor oferta, basándose en:

• Las características de la propia vivienda.
• La cantidad de personas que habitan en ella.
• Para qué usos se emplea el gas natural
• El consumo estimado, pensando en lo que gastará en gas

Con todos estos datos, el comparador elabora una lista con las mejores tarifas de gas natural y especifica con qué compañía se puede contratar. Las comparativas son totalmente gratuitas y el consumidor no tiene obligación de contratar la oferta reflejada.

 

Facebook Comments