25 marzo 2019

Tener controlado por dónde y cuándo dejamos entrar el aire en nuestros hogares es fundamental para tener un adecuado confort térmico y no desperdiciar energía. De hecho, terminar con las filtraciones de aire que nos obligan a gastar más en calefacción o aire acondicionado, dependiendo de la estación del año, podría suponer un ahorro energético de hasta un 15%. Por ello, desde Cuida Tu Casa os damos tres consejos para ahorrar energía evitando la pérdida de calor y frío sellando los huecos por los que entra el aire.

 

 

1. No escatimar con los materiales

Muchas veces el problema no es la existencia de huecos por los que se cuela el aire, sino que la calidad de los elementos de la envolvente (los muros, las ventanas, carpintería y vidrio) deje mucho que desear. Pues bien, mejorando dichos elementos se reducirá el consumo energético, consiguiendo asimismo un mayor ahorro en calefacción y refrigeración, simplemente sustituyendo los vidrios y/o carpinterías existentes por otras de mejores prestaciones. Además, podremos mejorar el confort acústico, ya que también reduciremos la cantidad de ruido proveniente del exterior.

 

2. Revisar las rejillas

Tanto en los cuartos de baño como en la cocina suele haber rejillas para ventilar el ambiente. Sin embargo, aunque algunas resultaran innecesarias, podrían provocar que el calor se disperse y se escape del hogar, por lo que sería recomendable sellarlas.

En ciertas ocasiones podemos tener la tentación de cerrar todas las rejillas de la casa para mantener una temperatura adecuada, pero conviene comprobar cuáles siguen siendo necesarias para la correcta ventilación del hogar. Una solución en caso de no poder sellar los huecos para la ventilación pasaría por instalar rejillas correderas, para así abrirlas y cerrarlas cuando realmente lo necesitemos y evitar que entre frío o calor indeseado. Pero cuidado con cerrar las rejillas de la cocina si disponemos de cocina de gas. Esta es necesaria y debe permanecer siempre abierta por seguridad.

 

Evita que entre el sol

 

3. Renovar las ventanas

En relación a la eficiencia energética, las ventanas son uno de los puntos más vulnerables en el cerramiento de una vivienda. Lamentablemente, cuando instalamos ventanas nos ponemos como objetivo principal conseguir la mayor iluminación con luz natural.

Nos olvidamos, sin embargo, de la importancia que tienen durante el verano para evitar un exceso de radiaciones térmicas en el interior o que  en invierno se convierten en el punto débil de los hogares por donde más fácilmente pierden calor. Para solucionarlo, se recomienda pensar en la sustitución de las ventanas por otras más eficientes. Por ejemplo, unas de doble acristalamiento pueden llegar a propiciar un ahorro energético en consumo superior al 10%.

Sandra Barañano. Directora Técnica de Cuida Tu Casa

Facebook Comments