6 junio 2019

Ahora que se acerca el buen tiempo, el aire acondicionado vuelve a dominar nuestras vidas con la esperanza de hacernos escapar de las altas temperaturas. Pero, ¿sabías que un uso no eficiente de este electrodoméstico puede suponer un incremento en la factura de la luz del 13%? Para evitar esta subida, la eficiencia energética es la solución más acertada: no solo te ayudará ahorrar en el uso de los electrodomésticos, sino que te proporcionará los conocimientos básicos para hacer de tu hogar un lugar más eficiente sin necesidad de hacer una inversión muy elevada.

Las facturas de la luz y gas suponen una partida importante dentro de los gastos del hogar y, debido a la caída de los ingresos de los últimos años y al incremento de los precios de la energía, son muchas las familias que no pueden asumir el pago de estos recibos. De hecho, según un informe de Kelisto.es, cinco millones de personas no pueden calentar sus hogares de forma adecuada en invierno y se encuentran en situación de pobreza energética.

Desde el comparador de electricidad de Kelisto, te proponemos seguir algunos sencillos consejos, como mantener una temperatura estable entre 24ºC y 26ºC en verano y 21ºC en invierno, instalar burletes en puertas y ventanas, usar de manera eficiente los electrodomésticos, ser responsable con el uso del agua y la cocina y evitar el stand by. A esto, hay que sumar el potencial de ahorro que existe al contratar alguna de las tarifas de luz más baratas del mercado, que asciende a 194 euros para la luz y el gas.

Cinco vías para financiar la compra de grandes electrodomésticos

Ahorro en electrodomésticos: 160 euros al año

  • Renovar los electrodomésticos. Aquellos que tengan la etiqueta A+, A++ o A+++ permitirán disfrutar de un mayor ahorro en la factura eléctrica, aunque en un principio signifiquen una mayor inversión. Esta medida puede significar un ahorro en el consumo de hasta el 50%, alrededor de 100 euros al año.
  • Hacer un uso eficiente de los electrodomésticos. Lavar la ropa a 40ºC en vez de a 60ºC puede ahorrar hasta un 55% de energía. Igualmente, una correcta elección del programa de lavado proporcionará ahorro de energía, de agua y una mayor duración de las prendas. Esta medida supondrá, en total, un ahorro de 40 euros a final de año.
  • Ajustar la temperatura del frigorífico y usarlo eficientemente. Es importante no comprar un frigorífico más grande de lo necesario, colocarlo en un lugar fresco y regular su temperatura interior entre 3ºC y 7ºC (la del congelador entre -20ºC y -18ºC). Hay que mantener la parte trasera ventilada y sin polvo, además de eliminar la escarcha, ya que bastan 2 milímetros para aumentar un 10% el consumo de energía. Esto permitiría ahorrar unos 17 euros anuales.

Ahorro energético en agua caliente: hasta 300 euros anuales

  • Ducha de bajo consumo. Se necesitan unos 100 litros de agua para una ducha y unos 250 litros para un baño, lo que significa que ducharse supone un ahorro medio de 400 litros por día y persona, lo que daría lugar a un ahorro de 174 euros anuales.
  • Cerrar grifos y reducir el caudal. Se pueden malgastar hasta 30 litros de agua por usuario y día. Un buen uso del agua, por ejemplo, cerrando los grifos al afeitarse o lavarse los dientes, podría permitir ahorrar 34 euros anuales.
  • Reparar las posibles fugas. Un inodoro con una fuga puede gastar hasta 200.000 litros al año. Además, un grifo que gotee puede suponer un desperdicio de 30 litros al día, lo que se traduciría en 17,5 euros anuales de gasto innecesario.
  • La colocación de aireadores en los grifos y cisternas de doble descarga puede permitir un ahorro de entre un 40% y un 50% en el consumo de agua, lo que puede suponer un ahorro de unos 80 euros al año.

Iluminación: ahorra más de 150 euros al año

  • Sustituir bombillas tradicionales por otras de bajo consumo o por lámparas LED. Tras la prohibición de las bombillas halógenas en septiembre de 2018, las bombillas LED se han convertido en la mejor opción para iluminar el hogar. Estas lámparas son más eficientes, ya que convierten el 90% de la energía en luz. Gracias a ello, el ahorro energético puede alcanzar hasta 156 euros anuales4, aunque requieran un desembolso mayor que con las tradicionales.
  • Utilizar cortinas de colores claros y tejidos ligeros que permitan el paso de la luz natural.
  • Mantener las bombillas y lámparas limpias puede suponer un ahorro del 20% en el consumo.

Evitar el stand-by: ahorra hasta 100 euros al año

Dejar los electrodomésticos con el piloto encendido, aunque no se estén utilizando, supone un gasto energético que supera al del uso del ordenador, el lavavajillas o el horno. Concentra más del 2% del gasto energético de una casa, una cifra importante si tenemos en cuenta que se trata del consumo de aparatos que no se están utilizando.

Ahorro en la cocina: hasta 60 euros al año

  • Utilizar recipientes adaptados al tamaño de cada quemador para no desperdiciar calor.
  • Apagar el fuego cinco minutos antes y terminar la cocción con el calor residual.
  • Cocinar en porciones pequeñas y utilizar la olla exprés para reducir el tiempo de cocción.
  • No abrir la puerta del horno antes de terminar de cocinar, ya que se pierde el 25% de la energía acumulada.
Facebook Comments