22 febrero 2019

Moody’s considera que la aprobación de la nueva Ley de Crédito Inmobiliario, que obliga a la banca a una mayor transparencia en la contratación de préstamos hipotecarios, reducirá la exposición de las entidades a riesgos relacionados con litigios.

«La ley exige a los bancos ofrecer información detallada a los nuevos clientes hipotecarios sobre sus obligaciones de pago, por lo que esta mayor transparencia hará que los deudores tengan más conocimiento sobre sus derechos y responsabilidades antes de solicitar una hipoteca, reduciendo la posibilidad de futuras disputas legales», ha explicado el analista senior de Moody’s Alberto Postigo.

Provocará un entorno crediticio positivo

De este modo, Postigo ha indicado que la nueva ley hipotecaria creará un entorno crediticio «positivo» para los bancos, debido a los «altos» costes legales que han venido afrontado durante los últimos años». No obstante, de acuerdo con el nuevo sistema, los bancos no podrán iniciar un procedimiento de ejecución hipotecaria hasta 12-15 meses después de que un préstamo entre en mora, en comparación con tres meses del sistema anterior.

La firma estadounidense cree que esto dificultará la capacidad de los bancos para recuperar los créditos hipotecarios morosos, mientras que el retraso en el inicio del procedimiento de ejecución previsiblemente también aumentará el riesgo crediticio para las titulizaciones hipotecarias al dificultar la recuperación de los créditos impagados.

Más préstamos en mora

Moody’s indica así que la nueva ley tendrá un impacto «moderado» en la calidad crediticia de las carteras hipotecarias. El alargamiento del proceso de ejecución hipotecaria aumentará el volumen total de préstamos en mora, aunque Moody’s espera que el impacto sea limitado.

Facebook Comments