23 junio 2020

La crisis sanitaria del coronavirus ha alterado los planes de todos desde su llegada a mediados de marzo. En lo que se refiere a la vivienda y al mercado inmobiliario, el último informe elaborado desde Fotocasa Research indica que después del confinamiento que hemos vivido, se mantiene estable la demanda de vivienda aunque claramente cambian sus prioridades respecto a antes de la pandemia.

Desde Fotocasa hemos querido analizar las consecuencias de la COVID-19 en la demanda de vivienda tanto en el mercado de la compraventa y del alquiler.

Leve descenso en la demanda de vivienda

Hasta mediados de marzo, un 14% de los particulares entre 18 y 65 años estaban buscando vivienda en alquiler y un 15% buscaban vivienda en propiedad. Con la llegada de la pandemia estas cifras han descendido un punto porcentual en alquiler (13%) y dos puntos en la compraventa (13%).

Cabe destacar que, aunque el descenso es muy leve, el conjunto de demandantes no es el mismo. Un 8% de particulares en el mercado del alquiler y un 7% en el de compraventa han dejado de buscar vivienda; siendo sustituidos por nuevos demandantes con intereses diferentes, como se puede comprobar en la siguiente gráfica.

bajada en la demanda de la vivienda

Perfil del demandante que busca vivienda poscovid

Como hemos mencionado antes, los particulares que ahora buscan vivienda difieren en ciertos aspectos de los que estaban en pleno proceso antes de la crisis. Además, las búsquedas han descendido de un 22% antes de la COVID-19 a un 21% actualmente.

El perfil del demandante poscovid ha variado ligeramente y se podría resumir en los siguientes puntos:

  • Edad media de 38 años.
  • Nivel socioeconómico medio y alto.
  • Tasa de empleo mayor.
  • Conviven en su mayoría con su pareja.

El sector más joven de la sociedad es el que se ha visto más afectado debido a que son los más expuestos (jóvenes precarios, niveles socioeconómicos más bajos, parados) y la crisis sanitaria no ha hecho más que acentuar su situación.

Por otro lado, a raíz de la crisis sanitaria han surgido dos perfiles que han cobrado un mayor protagonismo en la demanda de vivienda:

  • Comprador por inversión.
  • Cambio de alquiler a propiedad.

En la infografía que te mostramos a continuación se puede descubrir el perfil demandante previo y posterior a la COVID-19.

análisis del perfil del demandante de vivienda

Del 21% de los buscadores de vivienda en esta nueva etapa de normalidad, se reparten a partes iguales en los dos mercados: un 39% en cada uno y el 22% restante es el buscador que ha participado en ambos mercados:

alquiler vs. compraventa

Motivos de búsqueda poscovid

Como ya dijimos en anteriores ocasiones el confinamiento ha modificado las prioridades en la búsqueda de vivienda, despertando el interés por los espacios al aire libre como balcones, terrazas, patios, jardines, etc.

Si nos fijamos en los motivos que llevan al demandante poscovid a buscar vivienda, las prioridades se sitúan de la siguiente manera:

  1. El precio de la vivienda. Para uno de cada cuatro demandantes (24% precovid y 26% poscovid) el precio de la vivienda es el motivo principal en el que se fijan.
  2. Espacios al aire libre. Las búsquedas relacionadas con estos espacios antes de la crisis eran del 11%, mientras que ahora han aumentado al 17%.
  3. La situación personal de convivencia. El cambio de la situación de convivencia ha perdido protagonismo hasta situarse en el tercer puesto, bajando del 22% antes de la COVID-19 al 15% actualmente. Este dato encaja con la pérdida de protagonismo de los jóvenes en el mercado.

Como se puede comprobar, les siguen otras motivaciones, como las características del inmueble, la localización o el estado del mismo, que apenas han sufrido una gran diferencia porcentual entre el demandante precovid y poscovid.

motivo del cambio de vivienda

Búsquedas de inmuebles durante el confinamiento

Durante los meses que duró el confinamiento un 31% de los particulares entre 18 y 65 años han permanecido activos buscando vivienda en el mercado de la compraventa o del alquiler.

Las diferencias entre los demandantes activos en el mercado de compraventa y los del mercado de alquiler son muy pequeñas, aunque sí que es cierto que los que buscan una vivienda en propiedad tienen un perfil más maduro: más edad, mayores tasas de empleo y preponderancia del perfil familiar (viven con pareja e hijos).

Los motivos principales que han llevado a los particulares a continuar la búsqueda durante el confinamiento han sido:

  1. El precio. Tanto para las compraventas como para los alquileres, el precio de la vivienda es el motivo principal para el 25% de los casos.
  2. El cambio en la situación de convivencia. Entre los buscadores de vivienda en alquiler el cambio de estado se sitúa en segundo lugar y casi igualado al precio. En cambio, para los buscadores de compraventa se encuentra casi diez puntos por debajo.
  3. Espacios al aire libre. Este tipo de viviendas están mejor consideradas entre los que buscan para comprar (16%) que para alquilar (11%).

Si nos fijamos en los rangos de edad, el cambio de situación de convivencia llega a ser más importante para los segmentos más jóvenes (25-34 años), incluso que el precio, mientras que esta cuestión económica es más transversal a todos los tramos de edad.

En el mercado de compraventa el interés por los espacios al aire libre cobra mayor importancia entre los segmentos más adultos (a partir de 45 años).

Las preferencias también varían en función de cada territorio. En Madrid y Comunidad Valenciana la mayor motivación es el precio de la vivienda, mientras que en Andalucía es el cambio de situación de convivencia y en Cataluña lo son los espacios al aire libre.

Conclusiones: se mantiene la demanda, cambian las prioridades

Podemos sacar en conclusión que la crisis sanitaria ha afectado al mercado inmobiliario, pero la demanda se ha mantenido prácticamente igual que antes de la pandemia. Eso sí, se han incorporado nuevas prioridades en dicha demanda.

El mercado del alquiler y compraventa han mantenido el mismo peso entre los que buscan vivienda poscovid. Aunque sí ha habido un cambio en el perfil del demandante, ya que el poscovid es algo más mayor, con una situación socioeconómica algo más holgada, con mayor preponderancia de familias con hijos y una mayor tasa de empleo.

Las prioridades también se han visto afectadas por la COVID-19 situando a las viviendas con espacios al aire libre en el principal motivo de búsqueda.

No nos podemos olvidar que en toda esta crisis el segmento más perjudicado ha sido el de los jóvenes. Por lo que su presencia en el mercado se ha reducido y los problemas ya existentes de acceso a la vivienda se han agravado.

De cara al futuro, una rápida reactivación del mercado servirá para generar actividad en un sector tan importante como el inmobiliario, pero no bastará para solucionar los problemas de acceso a la vivienda de todas las capas sociales.

Facebook Comments