16 enero 2019

¿Comprar o alquilar? He aquí la cuestión. El mercado inmobiliario ha repuntado desde 2017, para volver a situarse en cifras precrisis, sobre todo, en grandes ciudades como Madrid o Barcelona. Y es que en estas dos importantes plazas la duda existente entre alquilar y comprar se hace más notable, ya que los índices de precios se encuentran por las nubes.

Para algunos, esta etapa de recuperación económica se ha traducido en una oportunidad de negocio, pese a que se vislumbra en el horizonte un cierto estancamiento en el mercado inmobiliario. Se avecina una esperada desaceleración en el conjunto del país, así que¿es buen momento para comprar o alquilar?

El programa impulsado por Mario Draghi, para favorecer a los mercados europeos bajando los tipos de interés, ha permitido vivir situaciones históricas como que el índice de referencia hipotecaria, el Euríbor, se encuentre en negativo. Esto ha animado a la compraventa de inmuebles, que han mostrado una gran recuperación durante este 2018, hasta el punto que se prevé cerrar el presente ejercicio con medio millar de operaciones inmobiliarias: un 13% más que el año anterior.

El mercado de alquiler no se ha quedado atrás y si bien en comunidades como Cataluña su precio ha aumentado hasta un 49%, en parte propiciado por la irrupción de los denominados pisos turísticos, la escasez de oferta inmobiliaria en la capital catalana ha sido clave en la escalada de precios. Esto ha obligado que el interés se focalice ahora hacia el área metropolitana en localidades como Badalona, L’Hospitalet, Santa Coloma de Gramenet…

 

 La firma de hipotecas alcanza su cifra más alta desde 2011

 

Cambio de tendencia social

Una de las consecuencias de la crisis económica fue un cambio de tendencia social en el uso de la propiedad privada. Es decir, se duplicaron los impagos hipotecarios y muchos decidieron huir de la compra y volcarse en el alquiler. Esto fue debido al menor coste que conllevaba alquilar frente a los gastos contraídos para hacer frente al crédito hipotecario.

Lo que se convirtió en una experiencia vital para paliar los duros años de la crisis, se ha convertido en un cambio de tendencia social, potenciado, en parte, por el colectivo más joven de la sociedad. Alquilar permite liberarte de ciertos gastos que se contraen con una vivienda en propiedad y, sobre todo, permite residir en zonas céntricas de las ciudades y ofrece una mayor movilidad si se prefiere trasladar el lugar de residencia.

Actualmente, el alquiler ofrece una mayor rentabilidad en grandes ciudades como Barcelona y Madrid, ya que existe una alta demanda. Y pese a que los precios han tocado techo, continúa siendo una buena oportunidad de negocio y más cuando los bancos, pese a que han abierto el grifo en cuentagotas, para la concesión de crédito, se mantienen cautos para evitar que vuelvan los fantasmas del pasado. De este modo, no ofrecen el cien por cien del valor de tasación y esta medida restrictiva favorece que el alquiler se convierta en una alternativa viable, para optar a una vivienda de forma rápida.

 

Propiedad privada

España es un país donde tradicionalmente ha primado el concepto de propiedad privada. Las operaciones de compraventa son las que ofrecen una mayor rentabilidad. De hecho, en el conjunto del país, el precio de venta ha aumentado casi un 4%. Pero, el mayor obstáculo está en la concesión de crédito por parte del sector bancario. No obstante, en este escenario aparecen nuevos jugadores, como son los inversores con capital económico.

No obstante, ya empiezan a aparecer voces expertas que pronostican un cambio en el sector inmobiliario en un período no superior a cinco años, por lo que se prevé un cierto estancamiento del mercado. Es decir, los precios dejarán de subir. ¿Será un buen momento para apostar por la compra? Sin duda, será una buena oportunidad, pero se tendrá que valorar qué costes tendrá la vivienda.

Sea como fuere, ante el elevado coste que se genera en grandes ciudades como Madrid y Barcelona, la tendencia del mercado de compra se está focalizando hacia el área metropolitana, cuyo valor es más competitivo y existe mayor oferta inmobiliaria. Aunque, como en todo, la tendencia es que se vaya normalizando, para vivir una realidad más palpable de un sector que ha crecido mucho en los últimos dos años y que ha sido un verdadero motor de la recuperación económica.

Con esto, parece que la toma de la decisión está más vinculada a: presupuesto disponible, lugar de residencia preferente y tipo de inmueble a adquirir o tipo de inversión a realizarpara valorar si comprar o alquilar a corto plazo. Las dos opciones son viables en el actual escenario inmobiliario.

Facebook Comments