El teletrabajo ha venido para quedarse. Por este motivo resulta imprescindible crear nuestra home office donde poder trabajar con todas las comodidades; nuestra nueva oficina.

Más de un año después de la implantación obligatoria de teletrabajar a raíz del confinamiento, casi tres millones de españoles siguen trabajando desde sus casas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de una cifra récord en nuestro país, ya que supone un aumento de casi el 75% respecto a los niveles de antes de la pandemia.

Incluso el Gobierno se vio obligado a aprobar una ley para regular el teletrabajo, que entró en vigor el pasado 13 de octubre. Aunque el teletrabajo ya estaba regulado en España desde el año 2002, mediante el Acuerdo Marco Europeo sobre Teletrabajo, no fue hasta el año pasado que quedó perfectamente legalizado, con la finalidad de regular los horarios y velar por los derechos de los trabajadores.

Vivienda y teletrabajo: cómo ha cambiado el paradigma

El teletrabajo ha hecho que nuestra vivienda tome más protagonismo que nunca y que hayamos cambiado nuestra idea de hogar ideal; antes priorizábamos la proximidad a nuestro lugar de trabajo y ahora valoramos más otros aspectos como disponer de una zona amplia donde poder teletrabajar o disponer de espacios exteriores.

Esta es la principal conclusión que se desprende del análisis de Fotocasa Research “Vivienda y teletrabajo durante la pandemia” elaborado por Fotocasa, para conocer de primera mano las consecuencias que ha dejado la pandemia en el sector inmobiliario.

El incremento del 75% de españoles teletrabajando supone dos cambios en el comportamiento cotidiano: pasamos más horas en casa y, por lo tanto, le damos nuevos usos a nuestra vivienda.

¿Disponemos de todo lo necesario para teletrabajar?

Cuando empezó el confinamiento pocos hogares estaban equipados para teletrabajar. Sin embargo, más de un año después nos hemos adaptado a esta nueva situación y el hecho de disponer de una home office en casa se ha convertido en una obligación para los casi tres millones de españoles que teletrabajan.

¿Qué valoran y de qué carecen las personas que teletrabajan?

Según se desprende del mismo estudio de Fotocasa, la tecnología para poder realizar las tareas es lo más valorado. Concretamente, la disponibilidad de banda ancha, la luz natural y el equipamiento informático, por este orden.

El resto de los factores que influyen a la hora de tener un buen entorno de trabajo en la propia vivienda son: disponer de una habitación u oficina separada del resto del hogar, la amplitud de la zona de trabajo, el mobiliario adecuado o el silencio son el resto de factores básicos para las personas que teletrabajan.

Consejos para crear tu home office 

Teniendo en cuenta todos los factores de los que hemos hablado, analizaremos cómo podemos crear el home office ideal a partir de estos 5 consejos.

Elige la zona con más luz natural

Como hemos podido comprobar, una de las prioridades de las personas que teletrabajan es disponer de luz natural. Por este motivo, uno de los factores que deberemos tener en cuenta a la hora de crear nuestra home office es la luz.

Debemos colocar nuestro escritorio lo más cerca posible de la ventana, para evitar, en la medida de lo posible, tener que encender ninguna lámpara. Así, además de ahorrar en la factura de la luz, nos mantendremos más despiertos (ya que la luz natural frena la producción de melatonina y estimula la producción de endorfinas y serotonina) y, por lo tanto, trabajaremos mejor. Además, el hecho de estar en una estancia que disponga de ventanas permitirá que el aire circule y se renueve constantemente.

Sin embargo, debemos intentar colocar la pantalla del ordenador en sentido opuesto a las ventanas, para evitar que la luz se refleje en él y nos incomode para trabajar. Lo mismo ocurrirá con la luz artificial: debemos intentar que no se refleje en el monitor.

Los expertos también recomiendan recurrir a luces led blancas, ya que además de gastar menos energía la claridad hará que nos sintamos más tensos y que, por lo tanto, desarrollemos nuestras tareas de forma más consciente.

Destinar una zona sólo para trabajar

Es importante crear un rincón sólo para desarrollar nuestras tareas laborales. Debemos intentar diferenciarlo del resto de la casa, ya que tiene que ser el lugar en el cual trabajaremos durante muchas horas y en el que, por lo tanto, tenemos que sentirnos cómodos y, a la vez, concentrados. Siempre que sea posible, esta zona debe ser lo suficientemente amplia como para poder movernos por ella con comodidad.

Por encima de todo, debemos evitar trabajar desde el sofá, la cama, o la mesa del comedor o la cocina, porque son sitios en los que nos solemos relajar y esto repercutirá negativamente en nuestra concentración. Si no disponemos de espacio suficiente siempre podemos recorrer a separadores de estancias, como biombos o estanterías.

Invertir en crear un home office de calidad

Dado que pasaremos una media de unas nueve horas en nuestra home office es importante que destinemos tiempo y dinero a equiparla para trabajar desde casa de la forma más cómoda y eficiente posible. 

Por lo tanto, debemos adquirir una mesa resistente y amplia, en la que quepa la pantalla del ordenador, el teclado, el ratón, una lámpara, y en la que además podamos tomar notas y movernos por ella con comodidad. Para un mayor confort debemos elegir una silla ergonómica, con ruedas, reposabrazos y ajustable de altura. Podemos acompañarla de un reposapiés para sentirnos más cómodos.

El ordenador debe estar justo en frente, para evitar forzar la vista y el cuerpo. Debemos colocar la pantalla lo más lejos posible, a una distancia mínima de 40 centímetros, y procurar que su tamaño sea suficientemente grande como para trabajar con comodidad. Su calidad también contribuirá a que trabajemos de forma más eficiente.

Personalizar el espacio

Aunque se trate de una zona destinada a trabajar, no debemos olvidar decorarla y personalizarla para sentirnos en ella lo mejor posible.

Una buena forma de hacerlo es poner fotografías, cuadros e, incluso plantas o flores, que además de purificar el aire darán un toque de color y de alegría a las estancia.

Los organizadores de mesa también darán al espacio un punto diferente y, además nos permitirán tener el área perfectamente ordenada.

Evitar distracciones

Para teletrabajar de forma eficiente es imprescindible instaurar una rutina y procurar ceñirnos a ella. Debemos marcarnos unos horarios de inicio y final de jornada, mantenerlos, e intentar seguir las mismas pautas que cuando vamos a la oficina o al lugar de trabajo. Levantarnos siempre a la misma hora, ducharnos y asearnos nos ayudará a que la jornada laboral establecida sea más real.

Crear un listado con las diferentes tareas a realizar diaria o semanalmente también ayudará a que se cumplan nuestros objetivos profesionales.

Dentro de esta rutina y los horarios pautados también tienen que constar las pausas que debemos hacer cada cierto tiempo para despejar la mente y retomar las tareas con más energía.

Durante estas pausas podemos conectarnos a nuestras redes sociales, pero cuando volvamos a centrarnos de nuevo en el trabajo es imprescindible dejarlas a un lado para evitar distracciones.

Si seguimos todos estos consejos conseguiremos tener un home office elegante, eficiente y cómodo para teletrabajar.