8 mayo 2020

Desde el pasado 4 de mayo, ya es posible ejecutar obras en edificios habitados, siempre y cuando la vivienda o local sobre el que se vaya a intervenir estén vacíos, o se trate de zonas comunes en las que no se genere contacto con habitantes del edificio, como fachadas o cubiertas.

Para llevar a cabo estos trabajos, Fotocasa, te informa de las recomendaciones para adoptar una serie de medidas de seguridad e higiene, como la limitación de la circulación de trabajadores y materiales por zonas comunes no sectorizadas, y la adopción de todas las medidas oportunas para evitar, durante el desarrollo de la jornada, el contacto con los vecinos del inmueble.

En caso de no poder sectorizar zonas de tránsito, el acceso y salida de esos locales, viviendas o zonas se realizará al inicio y a la finalización de la jornada laboral. Además, los trabajadores adoptarán las medidas de prevención e higiene frente al COVID-19 indicadas por las autoridades sanitarias.

No obstante, de momento no es posible ejecutar obras en portales o núcleos de comunicación del edificio, dada la imposibilidad de eliminar las interferencias entre los habitantes del inmueble y los operarios de las obras, así como teniendo en cuenta la dificultad de fijar unas normas de trabajo para evitar dichas interferencias.

Hasta fases más avanzadas de la desescalada, tampoco se podrán llevar a cabo obras parciales en una vivienda (reforma de la cocina, baño, pintura, acuchillado de parquet…) si esta estuviera habitada.

Medidas de seguridad e higiene para la circulación de trabajadores de reformas por las zonas comunes

Sea como fuese, para la limitación de la circulación por zonas comunes a la que la Orden hace referencia, deben adoptarse las siguientes seis medidas de seguridad e higiene:

1.Antes del inicio de los trabajos, las empresas o trabajadores que vayan a acceder al edificio contactarán con el administrador o el presidente de la comunidad para comunicar la realización de los trabajos, así como el horario laboral de entrada y salida.

2. Dicha información deberá estar visible en las zonas comunes que empresas y trabajadores vayan a utilizar, de forma que se minimice al máximo por parte de los vecinos la coincidencia con los trabajadores.

3. En el caso de tener que acceder a viviendas no habitadas para el desarrollo de los trabajos, a través de zonas comunes cuando no haya posibilidad de sectorizarse, los trabajadores accederán al edificio utilizando mascarillas, guantes y calzas, o en su caso que la ropa y calzado usados en la entrada y salida al edificio sean distintos a los empleados durante la jornada laboral.

4. En el caso de no ser posible sectorizar, la entrada y salida de trabajadores, materiales y herramientas, se limitará exclusivamente al inicio y al final de la jornada, acorde al horario establecido y comunicado a la comunidad. En caso de fuerza mayor, cualquier salida y entrada del edificio durante la jornada de trabajo deberá ponerse previamente en conocimiento del administrador o presidente de la comunidad.

5. Los materiales y herramientas necesarios se introducirán aislados envueltos en plástico.

6. Se desinfectarán con solución hidroalcohólica los elementos a los que se haya tenido contacto en las zonas comunes, prestando especial atención a pomos, interruptores, tiradores… Tras cada uso del ascensor, hay que limpiar la botonera y las paredes.

 

A la hora de contratar, la confianza que genera el profesional es lo más valorado para el 70% de los clientes. Y ahora mismo, la confianza está directamente relacionada con las medidas de higiene y seguridad.

Facebook Comments