8 octubre 2018

El Gobierno ha aprobado un decreto ley que amplía los grupos sociales y los niveles de renta que pueden acogerse al bono social eléctrico actual, aprobado en octubre de 2017. La mejora llega justo antes de que acabe el plazo para quienes se habían acogido al bono anterior y aún no habían solicitado el nuevo. Se trata de una medida para garantizar el acceso al suministro eléctrico de todos los hogares.

 

reclamaciones eléctricas

 

Descuentos según el grupo social

El bono social eléctrico supone un descuento del 25% para consumidores vulnerables y de un 40% para quienes sean considerados consumidores vulnerables severos. Además, aquellas personas y familias que estén atendidas por los servicios sociales y se encuentren en riesgo de exclusión no podrán ver interrumpido el suministro eléctrico en caso de imposibilidad temporal de hacer frente a los pagos.

 

Requisitos y beneficiarios

Hasta ahora el bono social eléctrico beneficiaba a familias cuyos ingresos no superen el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) multiplicado en función del número de personas y menores en el hogar. Las cantidades límite se incrementan en el caso de personas con discapacidad igual o superior al 33%, las víctimas de terrorismo o las víctimas de violencia de género. Además, el bono social beneficia también a familias numerosas y los pensionistas que solo reciben la cuantía mínima y no cuentan con otra clase de ingresos.

Ahora, a estos grupos sociales se añaden también las familias monoparentales. Además, se prohíbe el corte del suministro eléctrico en aquellos hogares en los que haya alguna persona menor de 16 años, personas con al menos un 33% de discapacidad o personas en situación de dependencia de grado 2 o 3.

Los requisitos completos pueden consultarse aquí.

 

 

Comercializadoras de referencia

Es requisito imprescindible también tener contratado el precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC) en alguna de las comercializadoras de referencia, por lo que no podrán solicitarlo quienes sean clientes de otras distribuidoras. El bono social solo es aplicable a la vivienda habitual.

 

Bono social térmico

El Gobierno ha aprobado también un nuevo bono social térmico para garantizar la calefacción durante los meses de invierno en todos los hogares, que incluye combustibles como el gas natural, el gas butano, el gasóleo o los pellets.

En este caso se abonará en forma de cheque directo a los beneficiarios y correrá directamente a cargo del Estado, no de las compañías de suministro. La cantidad dependerá de la zona de España en la que se sitúa la vivienda, de modo que la intensidad de la ayuda dependerá en función de si se trata de zonas climáticas más o menos frías.

El bono social eléctrico y el bono social térmico son acumulables. De hecho, quienes tengan derecho al primero tendrán derecho también, y automáticamente, al segundo.

 

Calendario de solicitud

El 8 de octubre finaliza el plazo para que las familias beneficiarias del antiguo bono social eléctrico (el vigente desde 2009) puedan pasar al nuevo bono social, regulado en 2017 y ampliado ahora. Para quienes no hayan podido aportar la documentación necesaria, se amplía la fecha límite hasta el 31 de diciembre, ya de manera improrrogable.

Las nuevas solicitudes pueden tramitarse en cualquier momento siempre que se cumplan los requisitos sociales y de renta contemplados por el bono social eléctrico. Las solicitudes deben realizarse directamente a la compañía suministradora. Algunas han puesto en marcha nuevas apps para facilitar el proceso.

 

Estrategia nacional contra la pobreza energética

Todas estas medidas se contemplan como temporales, ya que está previsto que pasen a formar parte, en los próximos meses, de una futura estrategia nacional contra la pobreza energética, más integral que la suma de medidas.

Facebook Comments