10 abril 2019

La limpieza del baño es, sin duda, una de las tareas de la casa que más dedicación requieren. Hay que realizarla en profundidad y a conciencia para eliminar por completo los gérmenes que se acumulan en él. Sin embargo, como tiempo es precisamente lo que nos falta, la tecnología y las nuevas tendencias se han puesto una vez más al servicio de las personas para conseguir un baño mejor en espacio, en diseño y en limpieza. ¿Cómo conseguirlo? Es mucho más sencillo de lo que parece. Aquí te damos los claves.

 

Sin rincones de difícil acceso

Uno de los mayores focos de acumulación de suciedad son los rincones que se forman entre el suelo y la pared. En ese caso, ¿por qué no empotrar la cisterna y suspender el inodoro, el lavabo y los muebles para que todo quede libre de obstáculos? De esta forma, no solo conseguiremos darle un aire moderno a la estancia sino que ganaremos en higiene y facilidad de limpieza.

 

Inodoros sin antihigiénicos rebordes

Otro de los puntos “negros” del baño es la brida para la descarga de agua de los inodoros tradicionales. Por muchos productos que se utilicen, mantenerlo completamente limpio es casi misión imposible. Hoy por hoy, lo más higiénico es optar por modelos que han eliminado de la taza esos antihigiénicos rebordes. Al desaparecer los rincones, la limpieza de la zona es más cómoda, accesible y sencilla.

 

Duchas de obra fáciles de limpiar

El cambio de la bañera por el plato de ducha es una reforma muy habitual. Sin embargo, si realmente buscamos una solución higiénica, lo más adecuado es optar por una ducha de obra integrada en el pavimento. Y lo más importante: escoger un drenaje eficaz.

Hay sistemas que hacen desaparecer el agua por detrás de la pared mediante un sistema de instalación empotrado. Hay otros que impiden la acumulación de suciedad al evacuar el agua a través de un pequeño colector. Lo bueno es que ambos sistemas permiten una ducha continua, sin interrupciones y sin zonas ocultas donde puedan acumularse la suciedad y los malos olores. Y es que lo único que quedará a la vista será un embellecedor que esconde un filtro anticabello, muy fácil de retirar para limpiarlo, y que además impide las obstrucciones del desagüe.

 

Esmaltes especiales para evitar que se adhiera la suciedad

Un detalle importante que nos aportará un plus de higiene será fijarnos en los acabados de la porcelana sanitaria. Hay esmaltes especiales como el KeraTect, que consiguen que la superficie quede 100% lisa. Esto impide que se adhieran la suciedad y los sedimentos, mejorando la higiene y facilitando todavía más la limpieza.

Facebook Comments