28 agosto 2018

Teniendo jardín no se necesitan amigos con piscina: podemos tener la nuestra propia y sin necesidad de meternos en engorrosas y costosas obras.

Hoy, habitissimo nos acerca una serie de piscinas que podrás tener sin demasiadas obras. Un lugar estupendo para pasar el verano sin salir de casa.

 

Una piscina de fibra enterrada

Una piscina de fibra enterrada

Las piscinas de fibra son toda una revolución en esto de piscinas sin obra. Son piscinas prefabricadas hechas con materiales muy resistentes, capaces de aguantar años y años al sol, ya que las actuales piscinas prefabricadas nada tienen que ver con las que se hacían hace décadas.

En este caso concreto, se trata de hacer un pequeño agujero para poder meter la piscina de fibra. No es necesario enterrarla por completo, sólo tiene que medir la mitad de la altura de la piscina de fibra. Posteriormente, podremos tapar el resto con piedras de gran tamaño o bien con una especie de foso lleno de plantas. Sin duda un efecto muy rústico que da un encanto increíble a una pequeña piscina para jardín.

 

Piscinas de acero inoxidable

piscina acero inoxidable

Son otro tipo de piscinas bastante interesantes. En esta ocasión están hechas con paneles modulares de acero inoxidable. El tamaño de estos paneles dependerá del modelo de piscina y el tamaño que escojamos. Tienen un aspecto mucho más similar al de una piscina de obra. No obstante, hay que destacar que tan sólo se requiere un plazo de 7 o 10 días para que estén montadas. Lo mejor de todo es que suelen tener una garantía de unos 10 años.

 

Salas de agua al estilo francés

Salas de agua al estilo francés

Las conocidas como salas de agua son un concepto nuevo llegado desde Francia. Una piscina que se puede instalar en el exterior de cualquier vivienda, pero también en el interior. Es casi como un objeto decorativo, con modelos muy modernos que casi parecen parte de la decoración. Un lugar en el que relajarse mientras uno se da un chapuzón, sin necesidad de contar con grandes piscinas, ni mucho menos de meternos en costosas obras.

 

A falta de piscina, buenos son jacuzzis

jacuzzis

Pues sí, quizá tengamos espacio para una piscina pequeña, pero lo cierto es que lo que a nosotros nos apetece, a estas alturas de la vida, es disfrutar de los chorritos de un jacuzzi. Es una opción bastante interesante también. Básicamente por un motivo; un jacuzzi se monta en un día. Nada como llegar de trabajar, sumergirnos con una copa y disfrutar de los chorros a presión con mil burbujas a nuestro alrededor. Además, estéticamente dan muchísimo glamour a cualquier rincón del jardín o la terraza.

 

Piscinas desmontables: menos es más

Piscinas desmontables: menos es más

Vamos a terminar con las piscinas desmontables, las de toda la vida. Quizá no tengan todo el glamour de un jacuzzi, una sala de agua o cualquiera de las otras opciones. La obra es mínima. Además, hay un montón de modelos diferentes. Incluso hay piscinas desmontables que incluyen sus propias depuradoras.

Facebook Comments