Cómo funciona incluir la reforma en la hipoteca al comprar casa

Marta Fernández
Marta Fernández Directora de Zona Hipotecas.com

Si algo ha quedado claro en este último año y medio es que el hogar es un elemento imprescindible en nuestras vidas. El confinamiento del año pasado ha hecho que la luz, los espacios para teletrabajar y pasar tiempo en familia o las zonas al aire libre se hayan vuelto imprescindibles para muchas personas. Además, también ha hecho que el interés por cambiar de vivienda se dispare. Sin embargo, encontrar la vivienda de nuestros sueños con todos los elementos importantes y en la zona que queremos no siempre es factible o está al alcance de nuestro bolsillo. Por ello, reformar la vivienda al comprarla para adaptarla a lo que buscamos desde el principio es una opción cada vez más en auge. De hecho, las reformas de viviendas han crecido con la pandemia un 14%. Para ello existen hipotecas que te permiten financiar el coste de la reforma junto a la compra. Desde Hipotecas.com te explicamos qué deberías tener en cuenta y cómo hacerlo.

Requisitos para poder incluir la reforma en la hipoteca

Como es normal, para solicitar una hipoteca será necesario cumplir con una serie de requisitos para que la entidad analice  la operación. Además de las condiciones habituales de contratación, al solicitar una hipoteca para la compra y reforma es necesario cumplir con otros requisitos:

  • La entidad, por lo general, nos prestará hasta el 80% del valor de tasación o compraventa de la vivienda
  • El importe destinado a la reforma se suele limitar al 30% del importe total del préstamo.
  • Tasaciones: además de la tasación habitual para la compra de vivienda, se realizan tasaciones adicionales para verificar el avance de la obra y la finalización de la misma.

Ventajas de contratar una hipoteca junto con la reforma

Si cumplimos con los requisitos, podremos disfrutar de numerosas ventajas frente a contratar un préstamo hipotecario y un crédito para la reforma por separado. Estas son las principales ventajas:

  • Tendremos un único préstamo con una sola cuota y un solo recibo en vez de dos separados (uno del crédito y otro de la hipoteca). Evitando, además, tener dos cuentas corrientes separadas si el préstamo y la hipoteca son de entidades diferentes
  • El dinero destinado a la reforma se entrega a medida que la misma avanza. Es común pagar únicamente intereses de la hipoteca mientras dura la reforma, lo que hará que durante un periodo de tiempo, donde generalmente nuestros gastos son mayores, paguemos una mensualidad más baja.
  • Podemos obtener un mejor tipo de interés si la reforma se destina a mejorar la eficiencia energética de la vivienda. Si mejoramos la eficiencia energética de la vivienda con la reforma, es posible conseguir mejores condiciones.
  • El coste de financiar la reforma será menor, ya que el interés de la hipoteca es menor al de un préstamo personal. De hecho, un préstamo tiene un interés medio del 8% mientras que una hipoteca tiene un interés medio del 2%.

Desde Hipotecas.com, creemos que este tipo de soluciones de financiación son el vehículo para hacer más confortable y eficiente una vivienda, incluyendo en la reforma soluciones que nos pueden permitir un ahorro en el consumo energético y, a la vez, contribuir a cuidar el planeta.

Comentarios