Fuentes de Europa Press informan que las firmas patrimonialistas, empresas propietarias o explotadoras de un inmueble, así como las arrendatarias de un edificio, podrán beneficiarse por primera vez de las ayudas gestionadas por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) para rehabilitación energética de edificios, que cuentan con una dotación de 300 millones de euros procedentes de los fondos europeos Feder.

Así lo aseguran la constructora ACR y la consultora FI Group, que recuerdan que las ayudas otorgadas en este programa serán compatibles con otras concedidas por cualquier administración, siempre que no se supere el coste de la actividad subvencionada y que las ayudas otorgadas no estén financiadas, total o parcialmente mediante fondos europeos.

En esta ocasión, podrán beneficiarse de las ayudas los propietarios de edificios existentes, independientemente del uso, lo que incluye, además de las comunidades de propietarios, a empresas explotadoras, arrendatarias o concesionarias de edificios, entre otros destinatarios.

Cuantía de las ayudas

La cuantía de las ayudas será en general el 35% del coste elegible, pero podrían llegar hasta el 50% si se mejora en dos letras o más la calificación energética del edificio. En caso de que el beneficiario sea una empresa, la ayuda general será de un 30%, pudiéndose aumentar estos porcentajes cuando tengan consideración de pyme.

Las actuaciones que están contempladas en este programa de ayudas son la mejora de la envolvente térmica, la mejora de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas y la mejora de las instalaciones de iluminación.

Ambas compañías se han aliado para ofrecer un servicio de asesoramiento para el acceso a estas ayudas. «Con esta propuesta conjunta podemos ofrecer al cliente una solución integral de principio a fin del proceso, unificando y simplificando la gestión, con lo que conseguimos optimizar los costes y reducir de forma significativa los plazos», explica el director de Desarrollo Corporativo de Construcciones ACR, Roberto Albaizar.

COMENTARIOS