Son muchas las situaciones en las que se demanda la cédula de habitabilidad de una casa, frecuentemente al alquilar o comprar una vivienda o dar de alta un suministro. Sea cual sea el trámite que quieras realizar, te explicamos qué es y cómo se tramite la cédula de habitabilidad.

¿Qué es la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad de una vivienda es un documento que acredita el cumplimento de los requisitos mínimos para que un espacio pueda ser habitado por personas a nivel de salubridad, higiene y solidez. Está legalizada por las comunidades autónomas y caduca cada 15 años, aunque esto puede variar de una comunidad autónoma a otra y dependiendo de si se trata de una cédula de primera ocupación o de segunda.

¿Cuáles son esos requisitos mínimos?

En esta acreditación se regula los diferentes parámetros mínimos que un espacio debe tener como son:

  • La superficie útil mínima de los espacios de la vivienda, la cual tiene un mínimo de 36 m2.
  • El equipamiento mínimo que debe tener: inodoro, cocina, agua caliente, ventanas, puertas, etc.
  • La altura, la cual será de un mínimo de 2,5 metros, aunque en la cocina y el baño se rebaja a 2,2 metros.
  • La seguridad de la casa. 

Los requisitos no son muy exigentes así que lo más habitual es que las viviendas cumplan los mínimos.

Los 3 tipos de cédula de habitabilidad

Hay un factor importante a la hora de diferenciar los tipos de cédula: la antigüedad del inmueble. 

  1. Cédula de habitabilidad de primera ocupación: entregada por el ayuntamiento al promotor de viviendas de obra nueva. Se sobreentiende que nadie ha ocupado la vivienda con anterioridad. 
  2. Cédula de habitabilidad de segunda ocupación: el inmueble ya existía y su cédula de primera ocupación debe ser renovada. Es el caso de viviendas antiguas ya edificadas.
  3. Cédula de primera ocupación por rehabilitación: para viviendas reformadas, una rehabilitación importante supondrá la necesidad de pedir esta cédula.

¿Cuándo necesito la cédula de habitabilidad?

Según la Ley 18/2007 este documento se exige al contratar y dar de alta los servicios de agua, gas y luz, además de los trámites para alquilar o vender un inmueble. Lo recomendable es que, antes de firmar un contrato de alquiler o de ir al notario para hacer una compra-venta, se compruebe que la vivienda dispone de la cédula de habitabilidad al día.

¿Es obligatoria para una hipoteca?

No necesariamente. La cédula de habitabilidad no es obligatoria a la hora de solicitar una hipoteca, pero sin ella es probable que no nos la concedan. El motivo es que sin cédula de habitabilidad, no se considera vivienda. Por ello, podríamos firmar una hipoteca de local comercial, por ejemplo, y la cuantía que nos concederá el banco en este caso será menor. 

¿Se puede vivir sin cédula de habitabilidad?

Sí, se puede vivir sin cédula de habitabilidad, pero este hecho puede complicarnos algunos trámites. Por ejemplo, la gestión de los suministros, contratar un seguro o empadronarse. El peor escenario posible sería el de desahucio, puesto que no tendremos acceso a las ayudas y recursos públicos. 

¿Puedo vivir en un local sin cédula de habitabilidad?

Una de las preguntas más frecuentes es la de vivir en locales sin cédula de habitabilidad. Si quieres transformar un local en vivienda para evitar sanciones, deberías conseguir una cédula de habitabilidad. De otro modo, estarás asumiendo el riesgo de ser multado.

Los locales transformados en vivienda deben respetar el CTE (Código Técnico de la Edificación) y la normativa urbanística del ayuntamiento pertinente, así que no es tan sencillo como parece.

¿En qué casos no es necesaria?

En situaciones excepcionales, se puede acordar que no se entregue la cédula de habitabilidad en la compraventa. Puede ser porque se pretenda reformar o derribar la vivienda, porque el uso del inmueble es distinto al de vivienda o porque se vaya a tramitar posteriormente por una razón justificada. En estos 4 casos, al ser una transmisión y no vivienda  nueva, se permite. 

¿Qué datos contiene la cédula de habitabilidad?

El modelo puede variar según la Comunidad Autónoma, pero la información básica que debe constar en este certificado es la siguiente:

  • Dirección de la vivienda.
  • Superficie útil.
  • Distribución de la vivienda: habitaciones y espacios.
  • Ocupación máxima.
  • Identificación del profesional que ha emitido el certificado.

En la imagen podemos ver un ejemplo de cédula de habitabilidad de Barcelona:

 

Cédula-de-habitabilidad

 

¿Cómo tramito la cédula de habitabilidad?

Si no se tiene este documento o está caducado, se debe contactar con un arquitecto o arquitecto técnico y solicitarle un Certificado de Habitabilidad visado por su Colegio profesional. Este profesional realizará una inspección visual al inmueble y comprobará si cumple o no con la normativa actual. Una vez se disponga del Certificado, se tiene que entregar a la administración que corresponda junto con el resto de documentación necesaria. 

¿Cuánto cuesta?

El precio de este certificado dependerá de los honorarios del arquitecto de modo que es importante realizar la consulta para conocer el precio que pagaremos por la cédula de habitabilidad.

En Barcelona, por ejemplo, el precio de una cédula de habitabilidad al pagar las tasas al ayuntamiento sería de unos 42,6€ (siempre verificar esta cifra en la página del ayuntamiento por si hubiera actualizaciones).

¿Cuánto se tarda en tramitar la cédula?

La respuesta a este trámite no suele demorarse más de un mes, aunque depende de cada Comunidad Autónoma. Si se necesita este documento de manera urgente, en la mayoría de trámites se permite presentar la instancia sellada conforme se ha solicitado el certificado de habitabilidad, sin tener que esperar a tener el certificado físico.

¿Puedo conseguir un duplicado de la cédula de habitabilidad?

Al ser un documento público, no necesitas volver a tramitarla siempre y cuando siga en su periodo de vigencia. Para solicitar un duplicado de la cédula de habitabilidad, se requiere que seas el propietario de la vivienda o un representante debidamente autorizado, dirigiéndote al ayuntamiento con todos los datos del inmueble.

Ejemplos de cédula de habitabilidad

Comunidades Autónomas en las que se necesita cédula de habitabilidad

Es importante entender que las normativas de las distintas comunidades autónomas difieren entre ellas, de hecho sólo es obligatoria en Cataluña, La Rioja, Navarra, Cantabria, Asturias y Murcia. Las condiciones de habitabilidad se regulan mediante los siguientes decretos y leyes:

  • Cataluña: Decreto 141/2012, del 30 de Octubre
  • La Rioja: Decreto 28/2013, de 13 de septiembre
  • Navarra: Decreto foral 142/2004, de 22 de marzo
  • Cantabria: Decreto 141/91, de 22 de agosto
  • Asturias: Decreto 73/2018, de 5 de diciembre
  • Murcia: Ley 5/1995, de 7 de abril.

Comunidades Autónomas en las que NO se necesita cédula de habitabilidad

Los mejores ejemplos de CCAA en las que no se necesita cédula serían Aragón y Castilla la Mancha, que decidieron simplificar trámites. En otras comunidades podemos encontrar certificados que contienen la misma información bajo otro nombre, por lo que no debemos confundirnos: que no te pidan cédula no significa que no te vayan a pedir otro documento similar. Pueden pedirte una “licencia de habitabilidad” o un “permiso de habitabilidad”.

Por otro lado, en Madrid, Andalucía, Aragón y Galicia te exigen únicamente la licencia de primera ocupación y en principio no es necesario renovarla. En otras, como Murcia o Navarra, sí se considera la licencia de segunda ocupación tras la caducidad de la primera.

Diferencia entre cédula de habitabilidad y licencia de primera ocupación

A diferencia de la cédula, la licencia de primera ocupación se exige en todos los ayuntamientos de España. 

La licencia de primera ocupación (LPO) no es lo mismo que la cédula de habitabilidad: mientras que la primera ratifica que una nueva construcción se ajusta al Plan Urbanístico, la otra acredita que se cumplen las condiciones mínimas para darle el uso de vivienda. 

  • LPO: asegura que una obra nueva se ajusta al Plan Urbanístico.
  • Cédula de habitabilidad: garantiza que una obra nueva, una vivienda ya existente o una renovada cumplen los mínimos de salubridad y seguridad. 

Modelos de cédula de habitabilidad y licencia de ocupación

Aquí se pueden encontrar algunos ejemplos de cédulas de habitabilidad:

También una licencia de primera ocupación como referencia:

Artículo ofrecido por Plan Reforma