El Gobierno tiene que presentar esta semana a la Comisión Europea el Plan de Recuperación con el paquete de reformas que pretende impulsar España para canalizar los 140.000 millones de fondos europeos que recibirá hasta 2026. El Ejecutivo también tiene previsto enviar el Programa de Estabilidad, con las cifras de déficit previstas para los próximos años.

Ambos planes tienen que ser remitidos a Bruselas antes del 30 de abril, por lo que previsiblemente recibirán el visto bueno del Gobierno en el Consejo de Ministros de mañana, según han trasladado a Europa Press fuentes gubernamentales.

¿Qué objetivos se ha marcado el Gobierno?

Pedro Sánchez explicó hace dos semanas, cuando presentó el Plan de Recuperación, que los objetivos fundamentales que se ha marcado el Gobierno destacan impulsar la recuperación económica a corto plazo y transformar la economía española para hacerla más competitiva y sostenible. 

Del conjunto del plan se destinará el 39% a la transición ecológica, 29% a la transformación digital, el 10,5% a educación y formación y un 7% para I+D+i, según especificó el presidente.

Entre las inversiones, alrededor de veinte en los próximos tres años, el Gobierno priorizará: vivienda, movilidad sostenible, energía, modernización de la administración pública y digitalización.

Reformas más controvertidas

El sistema de pensiones, la transformación del mercado laboral, la reforma del sistema de salud, la del sistema eléctrico, la modernización de la Justicia, la nueva economía de los cuidados, la ley de Aguas o la reforma fiscal son las medidas que están generando más controversia.

En total, se movilizarán en el periodo 2021-2023 inversiones públicas por importe aproximado de 70.000 millones de euros, que tendrán un impacto inmediato en la economía y en el empleo este mismo año.

A la espera de que lleguen los fondos, el Gobierno ya ha incluido en los Presupuestos Generales del Estado de 2021 la canalización de más de 27.000 millones de euros, a financiar con dichos fondos y que se destinarán a las inversiones y reformas recogidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

La Comisión Europea va con retraso

Mientras tanto, la Comisión Europea cree que no será capaz de reducir el periodo de dos meses que tiene para evaluar los planes de recuperación de los Estados miembro. Sin embargo, sí que considera factible que los gobiernos puedan obtener dos desembolsos antes de que acabe el año, el anticipo y uno adicional, siempre y cuando hayan cumplido todas las metas pactadas previamente con las autoridades comunitarias.

Aunque hasta el momento solo Portugal ha enviado su documento con reformas e inversiones a la capital comunitaria, Bruselas espera recibir pronto una docena más. Por este motivo, ya ha avanzado que garantizará un desembolso ágil de los 800.000 millones de euros ayudas, que en el escenario más optimista empezarían a llegar a los respectivos gobiernos en julio.