7 Agosto 2017

¿Resides en un edificio de antigua construcción ubicado en un núcleo de población de más de 25.000 habitantes? En ese caso es probable que el inmueble tenga que someterse a una inspección técnica de Edificios, conocida como ITE, trámite obligatorio para garantizar el estado de conservación, habitabilidad y salubridad de edificaciones de más de 50 años de antigüedad, si bien algunas comunidades exigen éste examen a construcciones más recientes.

Edificios de medio siglo, obligados a pasar la ITE

Qué edificios están obligados a pasar la ITE  

La Inspección Técnica de Edificios está regulada por el Real Decreto 8/2011, que señala que deberán someterse a revisión los edificios cuya antigüedad supere el medio siglo, si bien la normativa otorga a las Comunidades Autónomas potestad para introducir modificaciones en éste periodo.

Así, aunque son muchos los territorios que fijan en 50 los años transcurridos desde la construcción de un inmueble para que éste examen sea obligatorio (como sucede por ejemplo en Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Galicia o País Vasco), en Cataluña tendrán que pasar la ITE los edificios de 45 años de antigüedad, periodo que Castilla y León reduce a 40 años. Por su parte, Madrid acorta aún más el plazo y establece la obligatoriedad de la inspección técnica a los edificios que cumplan 30 años desde su construcción o reestructuración.

El examen, ineludible por ley desde 2012, afecta a construcciones ubicadas en núcleos de población superior a 25.000 habitantes, a no ser que las autonomías modifiquen el criterio de la normativa estatal, que apunta que el objetivo de la ITE es asegurar en buen estado de los inmuebles.

La ITE es una revisión para edificios de más de 50 años

Cómo someter el edificio a inspección

La ITE deben encargarla los titulares del edificio obligado a pasar el examen o la comunidad de propietarios, cuando se trate de una edificación sometida al régimen de propiedad horizontal. Para ello, deberán contratar a un técnico homologado, por lo general un arquitecto o un ingeniero, que cursará una visita al edificio para analizar el cumplimiento de los estándares de seguridad, salubridad, accesibilidad y ornato que establece la ITE.

Una vez revisados aspectos como la estructura, el estado de fachadas, cubiertas y azoteas, la situación de las instalaciones de fontanería y saneamiento, así como la accesibilidad y, en casos como el de la Comunidad de Madrid, las características térmicas del inmueble, el técnico emitirá un informe de evaluación de edificios en el que hará constar el estado del mismo y las medidas necesarias para su conservación.

Si la construcción cumple con los estándares legales, el inspector técnico emitirá un informe favorable. En el caso contrario, el informe indicará las deficiencias detectadas en el edificio, que la comunidad o el titular deberán encargarse de solventar para superar la siguiente revisión.

 

Vigencia de la ITE

Además, el trámite no queda ahí, puesto que el examen de un edificio para asegurar que mantiene las condiciones de seguridad y salubridad requeridas será periódico. Así, la normativa estatal fija en 10 años el plazo de vigencia de los certificados de la ITE, periodo que es variable según la comunidad autónoma.

Así, ante cualquier cuestión sobre la antigüedad de un edificio, la inspección u otras dudas en torno a la periodicidad en la que debe repetirse el ITE, no dudes en consultar a la administración local o regional, puesto que no cumplir con estos trámites puede poner en riesgo a las personas, además de llevar aparejadas sanciones administrativas.

Facebook Comments