8 julio 2019

Independientemente de la actividad que quieras desempeñar, vas a tener que seguir unos pasos para abrir tu negocio. Si tu comunidad autónoma lo considera así, uno de esos pasos va a ser la obtención de una licencia de apertura.

Cuándo necesito una licencia de apertura

Por norma general, existen cinco circunstancias que obligan al propietario de un negocio a solicitar una licencia de apertura:

  1. Cuando se va a realizar una actividad diferente de la desempeñada anteriormente en el local.
  2. Cuando un establecimiento se abre al público por primera vez en un local de nueva construcción.
  3. Cuando se modifique o amplíe la actividad desempeñada en el establecimiento de un negocio.
  4. Cuando un negocio se traslada de un local a otro.
  5. Cuando tienen lugar grandes obras o ampliaciones de un local que modifican sus instalaciones, superficie, o producen otro gran impacto en el espacio en el que se desarrolla la actividad.

Si bien estos cinco casos representan las circunstancias en las que es necesario renovar la licencia de apertura, hay otros casos en los que se necesita una declaración responsable, como al cambiar el titular de una licencia.

Esta declaración responsable es un documento presentado en el organismo correspondiente en el que el nuevo titular declara que, bajo su responsabilidad, el local cumple con todas las condiciones necesarias para comenzar la actividad inmediatamente.

La ventaja de la declaración responsable frente a la licencia de apertura reside en que esta permite comenzar la actividad en el momento en el que se entrega, mientras que la licencia de apertura requiere esperar a su aprobación por parte del Ayuntamiento.

Cómo obtener la licencia de apertura

Antes de nada, hay que saber que este trámite requiere informarse mucho sobre los requisitos que especifica la comunidad autónoma. Antes de contactar siquiera con el técnico hay que estar seguros de que nuestra actividad requiere de una licencia de apertura y no de una declaración responsable.

Será fundamental también buscar un local, para lo que podemos contactar ya con el arquitecto, aparejador o ingeniero para que nos verifique que podremos cumplir los requisitos de apertura con las mínimas modificaciones posibles.

Si el técnico encuentra deficiencias, redactará un informe con las obras que nos aconseja realizar y que tendremos que llevar a cabo antes de solicitar la licencia de apertura.

Una vez el local se encuentra preparado para desarrollar la actividad empresarial, presentaremos en el organismo competente todos los documentos requeridos por la comunidad autónoma. Esto incluye el informe o proyecto redactado por el técnico.

El último paso es esperar la respuesta del ayuntamiento, que puede tardar entre varios meses (lo más habitual) o prolongarse hasta un año. Es por eso que, si tu actividad lo permite, resulta mucho más rápido presentar una declaración responsable.

Antes de solicitar una licencia de apertura en Certicalia, pregunta a tu Ayuntamiento si la actividad que quieres desempeñar se encuentra clasificada para requerir una licencia de apertura en tu comunidad autónoma. Si no es así, puedes presentar una declaración responsable y empezar tu negocio lo antes posible.

Facebook Comments