25 octubre 2018

En los últimos años, debido a la difícil coyuntura económica, ha aumentado el número de desahucios a personas en situación de precariedad.

Asimismo, y aprovechando en muchos casos las medidas de actuación para gestionar estas situaciones, han proliferado los casos de personas ocupando viviendas no por necesidad, sino con fines lucrativos, llegando incluso a verdaderas mafias que impiden a los propietarios poder disponer de su vivienda, conscientes de que los trámites de los desahucios suelen ser un proceso lento.

Estas actuaciones organizadas se lucran gracias a ocupar viviendas destinadas a fines sociales, para familias en situación precaria, las cuales no pueden acceder a las casas que les corresponde al encontrarse estas ya ocupadas.

La Ley 5/2018 de 11 de junio responde a la necesidad de atender a estas situaciones, para facilitar que las personas físicas, las administraciones públicas y las ONG puedan recuperar sus viviendas rápidamente.

La ocupación ilegal de viviendas no está amparada en el derecho constitucional de una vivienda digna. Se trata de ocupaciones sin consentimiento que están fuera de la Ley, y ya antes de la nueva ley de desahucio exprés para okupas había mecanismos legales para combatirlos.

La nueva reforma de este año introduce ahora métodos más rápidos y eficaces, siempre en el caso de que la vivienda haya sido tomada por okupas y sin afectar a otros casos, como el de aquellos inquilinos que no paguen la renta.

 

 

¿Quién puede beneficiarse del desahucio exprés contra okupas?

Los beneficiarios que pueden utilizar el nuevo desahucio exprés para okupas son las personas físicas, las administraciones públicas y las organizaciones sin ánimo de lucro. Estos beneficiarios solo pueden ser particulares: se excluyen así a otros como inmobiliarias, bancos o sociedades patrimoniales.

 

¿A quién se debe demandar?

Si se desconoce la identidad de los que están ocupando la vivienda, la demanda deberá dirigirse contra “los desconocidos ocupantes”, según la nueva reforma.

 

¿Cómo se hace la demanda?

Es obligatorio que esta demanda se interponga por medio de abogado y procurador. Por otra parte, también es necesario acompañar el título que demuestra la propiedad de la vivienda, que normalmente es la escritura.

En la demanda, se solicitará la entrega inmediata de la posesión de la vivienda y que se fije directamente la fecha del desalojo.  Tras pasar la demanda por los juzgados, los ocupantes serán notificados y tendrán un plazo de cinco días para demostrar que residen en la vivienda legalmente, por ejemplo, con un contrato de alquiler.

Por lo general en estos casos, los okupas no dispondrán de ningún documento que acredite su arrendamiento, por lo que, pasados esos días, si no se obtiene ninguna respuesta, se ordenará el desalojo y la entrega inmediata de la vivienda por parte de los ocupantes ilegales.

Este auto, que no se puede recurrir, significa que el desahucio puede comenzar a realizarse sin tener que esperar el plazo de 20 días, para que el dueño pueda recuperar su vivienda de nuevo en el transcurso de unos pocos días.

Los abogados de Legálitas podemos confirmar que nos ha llegado un gran número de consultas sobre este tema desde que se introdujo la nueva Ley, ya que abarca a gran número de personas que les puede interesar o afectar.  

Ante más dudas sobre cómo tramitar el desahucio exprés ante una vivienda tomada por okupas o cualquier otra pregunta sobre temas como alquileres, inquilinos, o comprar o vender una vivienda, los abogados expertos de Legálitas ofrecen a los lectores de Fotocasa una consulta online GRATIS aquí o llamando al teléfono 91 558 97 64.

Facebook Comments