20 mayo 2019

Ha pasado la última tormenta y la lluvia ha dejado algún que otro desperfecto en tu jardín o en tu vivienda. Es momento de llamar a tu aseguradora, ¿verdad? Pues, ¡ten cuidado! Puede que esos daños sean algunos de lo que no cubre un seguro de hogar.

No importa si tienes una póliza muy completa o uno de los seguros de hogar más baratos del mercado. Lo cierto es que hay algunas situaciones que quedarán fuera de tu seguro, aunque lo más recomendable es que leas bien tu póliza, ya que es posible que tu aseguradora sí incluya alguno de estos supuestos dentro de sus coberturas.

Un buen seguro de hogar tiene que incluir la garantía de responsabilidad civil, es decir, los daños que los habitantes de la casa (incluidas las mascotas) provoquen a terceros. Sin embargo, no todas las compañías ofrecen los mismos límites de cobertura. Otros servicios que incluyen los mejores seguros de hogar son las labores de bricolaje, la reparación de electrodomésticos e, incluso, la cobertura en caso de robo en la vía pública.

Así que, para evitar que te lleves una sorpresa desagradable cuando quieras acudir a tu póliza de vivienda, Kelisto ha elaborado una lista con las 10 situaciones que no cubre tu seguro de hogar.

Daños por instalaciones en mal estado

Al contratar un seguro de hogar, te comprometes a pasar las correspondientes revisiones que certifiquen el buen estado de tu casa. Por lo tanto, es posible que la aseguradora se niegue a hacerse cargo de algún desperfecto si entiende que este ha sido causado por la falta de mantenimiento de la vivienda o por la antigüedad de los materiales.

Por ejemplo, si sufres una inundación y se comprueba que la tubería que ha provocado el problema estaba defectuosa, la compañía de seguros no la reparará, por lo que tendrás que asumir el coste.

Daños eléctricos

Si hay alguna subida de tensión y se estropea alguno de tus electrodomésticos, las compañías sí responderán como es debido, pero no cubrirán los daños que puedan sufrir bombillas, lámparas, halógenos y similares.

Eso sí, ten en cuenta que si, por ejemplo, se estropea tu lavadora debido a un fallo eléctrico y esta está en garantía, el responsable de hacerse cargo será el fabricante, proveedor o el instalador.

Desatasco de tuberías

Los daños por agua que puedan ser causados por rotura o fugas en las tuberías están cubiertos en la mayoría de las pólizas de hogar, pero, ¿qué pasa si ese daño ha sido provocado por un atasco en el conducto?

Pues que tendrás que hacerte cargo del desatasco de estas tuberías. Sin embargo, cada vez son más las aseguradoras de hogar que incluyen este servicio en su cobertura de daños por agua.

Roturas accidentales

Este tipo de imprevistos, como la rotura accidental de la loza sanitaria o cristales, están incluidos en coberturas adicionales que puedes añadir a tu póliza de seguro de hogar. Se trata de la cobertura de Todo Riesgo Accidental, con la que podrás estar cubierto, incluso, en rotura de cristales de gafas, pantalla del móvil o la encimera de la cocina. Revisa bien tu póliza para asegurarte de que incluye este tipo de accidentes en sus coberturas.

Accidentes de fumador

Si eres fumador, ten mucho cuidado de no dejar el cigarrillo encendido en cualquier lugar: las posibles quemaduras en objetos o superficies no estarán cubiertas en tu póliza de seguros. Presta atención a los cigarrillos mal apagados o a dejar objetos cerca de alguna fuente de calor, ya que esto tampoco estará cubierto por tu seguro de hogar.

Hurto fuera de la vivienda

Aunque las pólizas de hogar suelen incluir robos en la vía pública, es decir, atracos en los que se haga uso de la intimidación o la violencia, lo cierto es que la mayoría de las aseguradoras no contempla el hurto fuera de casa dentro de sus coberturas. Por lo tanto, no pierdas de vista tus pertenencias cuando estés en lugares concurridos o cuando viajes en transporte público, por ejemplo.

Robo de joyas y de dinero en metálico

La mayoría de las compañías de seguros de hogar solo cubren este tipo de robos si las joyas o el dinero estaban dentro de una caja fuerte. En caso contrario, como suele ser lo habitual ya que en la mayoría de los hogares no hay este tipo de protección, la aseguradora no se hará cargo de este robo.

También es importante recordar que la protección solo se aplica a casos de robo, es decir, que exista violencia e intimidación. Si dejas la puerta de casa abierta por un descuido y entran a robar, la compañía no te cubrirá.

Bienes situados al aire libre o en el jardín

Normalmente, los seguros de hogar solo responden por tu vivienda y lo que se aloja en ella. Así que si tienes algún mobiliario en el jardín, como una pequeña mesa o unos bancos, la compañía puede negarse a responder por ello si sufren algún daño por lluvia o viento, o si son robados.

Daños en el interior por fenómenos meteorológicos

Tu seguro de hogar no te cubrirá si, por dejar una ventana o la puerta abierta o el cierre de estas es defectuoso, se producen daños por lluvia, nieve, arena o polvo, siempre que sean fenómenos que estén por encima de lo estipulado en el Consorcio de Compensación de Seguros. Por ejemplo, en un día de lluvia se cuela agua en tu casa y estropea alguna de tus pertenencias, la aseguradora comprobará la cantidad de lluvia que haya caído. Si supera el límite, se negará a responder, pero te quedará el Consorcio para no quedar en desamparo.

Daños por viento o lluvia intensos

Cuando tu hogar sufre daños en los días de viento y lluvia, la aseguradora tendrá en cuenta la intensidad de estos fenómenos. La mayoría de ellas estipula en sus contratos la fuerza mínima que deben tener, pero también debes tener en cuenta que, en caso de viento o lluvia muy intensos, la entidad que se hará cargo será el Consorcio de Compensación de Seguros.

Facebook Comments