22 julio 2019

Te vas de vacaciones y, de repente, recibes una llamada del vecino: han forzado tu entrada y te han robado el televisor y el ordenador portátil. Después del susto inicial, si tienes un seguro de hogar contratado, pensarás que no habrá ningún problema en recuperar el valor de los objetos, pero ¿hasta qué punto cubren las pólizas de hogar el robo y el hurto?

Desde 2017 se ha vivido un repunte de los robos en domicilios, alcanzando una media en estos últimos dos años de más de 375.000 siniestros. En el primer trimestre de 2019, la cifra se ha situado en 37.157 robos, un número más bajo de los que se dieron en el mismo periodo en 2018 (40.391) y en 2017 (39.634). Además, el coste medio de los robos en viviendas en España ascendió en 2018 a 1.494 euros, siendo Cataluña (2.741 euros), Madrid (1.765 euros) y Murcia (1.506 euros) las comunidades con el mayor impacto por robo en la economía de los ciudadanos.

Para evitar que tu casa sea un blanco fácil para los ladrones, desde el comparador de seguros de hogar de Kelisto te traen todo lo que necesitas saber acerca de la cobertura de robo y hurto que incluyen las pólizas.

Qué consideran un robo las aseguradoras

Las compañías de seguros definen como robo la apropiación indebida mediante actos que implican fuerza o violencia en las cosas. Por su parte, un hurto se produce cuando hay apropiación indebida mediante actos que no implican fuerza o violencia en las cosas ni en las personas.

Es decir que, por ejemplo, si un ladrón entra con violencia en un domicilio se considera robo y la compañía tendrá que indemnizar por los daños ocasionados, pero si lo hace a través de una ventana o puerta que hemos dejado abierta, será un hurto.

¿Qué no cubren las aseguradoras? 

Por lo general, algunos de los seguros de hogar más baratos no cubren el robo cuando hay una dejación de responsabilidades por parte del asegurado (dejar la puerta de la casa abierta, por ejemplo) o cuando las medidas de seguridad declaradas en la póliza (gracias a las cuales, se logran descuentos en la prima) no se ajustan a la realidad o no se han seguido. En general, toda falsedad en los datos aportados al contratar la póliza puede llegar a ser penalizada con la ausencia de indemnización.

El hurto es la cobertura que más dudas genera, pues solo está cubierto dentro de la vivienda asegurada y descrita en las condiciones particulares de la póliza y suele ser un porcentaje del capital que hayamos declarado en el contenido (muebles, bienes…) que, por norma general, no será más de un 10%. Además, no suele estar cubierto el hurto fuera de la vivienda ni el hurto de joyas, objetos de valor especial y dinero en efectivo dentro de casa.

Entre las aseguradoras que cubren hurto entre sus servicios más básicos se encuentran Caser, Pelayo, Regal, Santa Lucía… Otras como Mapfre, Allianz, Génesis o AXA no incluyen cobertura por hurto en sus modalidades más básicas, pero sí en las superiores. 

¿Es obligatorio tener seguro del hogar?

¿Qué tener en cuenta para evitar sorpresas?

Si no sabes qué hacer después de un robo en casa, en Kelisto te dan una serie de recomendaciones generales que debes considerar para evitar problemas en el futuro con tu seguro de hogar:

  • Leer con atención las cláusulas y las limitaciones de las pólizas. Ten muy en cuenta la letra pequeña y aclara bien cualquier duda antes de firmar la póliza, ya que esto te podrá evitar encontronazos posteriores con la aseguradora.
  • Asegurar el valor total del inmueble, tanto el continente como el contenido. No declares un valor menor de uno de tus bienes para intentar buscar una rebaja en la prima: eso puede provocar que, en caso de siniestro, la indemnización que recibas no sea suficiente para cubrir ese objeto.
  • Asegurar los objetos de valor especial, como el mobiliario exclusivo, joyas o el dinero en efectivo. De no estar detallado y certificado su valor, es probable que la aseguradora no cubra su pérdida. En términos generales, quedan cubiertos por defecto y sin necesidad de incluir una sobreprima hasta un valor de 3.000 euros.  Un buen consejo es hacer fotografías de los bienes de mayor valor, ya que serán muy útiles para reclamar su importe tras un siniestro.
  • Describir con veracidad las medidas de seguridad. Exagerar sobre las medidas de seguridad con las que cuenta tu casa puede hacer que baje la prima pero, en caso de robo, la compañía podrá anular la indemnización.
  • Atención a las depreciaciones de los productos. La fecha de compra o fabricación de ciertos productos (un ordenador, por ejemplo) será tenida en cuenta a la hora de calcular una indemnización.
  • No tengas solo en cuenta el precio de tu póliza: ¡Presta atención a las coberturas! Así, los seguros más básicos pueden incluir tarifas muy competitivas pero, en caso de tener que indemnizar, es probable que no cubran la pérdida de todos tus bienes.

Pautas para evitar los robos en casa

Además de contar con un buen seguro de robo para tu domicilio, hay varias medidas para prevenir que entren en a robar en tu hogar. Si quieres evitar un susto desagradable, te ofrecemos algunos consejos para disuadir a posibles ladrones cuando estés fuera de casa:

  • Pide a un vecino de confianza que te recoja el correo para no dar sensación de vivienda abandonada.
  • Si tienes objetos de valor en la vivienda, guárdalos en sitios poco habituales: una caja de zapatos en la despensa, en bolsas en el armario del cuarto de baño, etc.
  • No bajes las persianas del todo. Mantenlas tal y como las tendrías si estuvieras en casa, sin que pueda ser un sitio por el que puedan entrar a tu vivienda.
  • Si tienes contestador automático, no cambies tu mensaje ni indiques en él que te vas fuera.
  • Deja ropa tendida. 
  • Instala algún elemento de seguridad, como una alarma. 
  • Apunta la referencia, marca y tipo de todos los electrodomésticos y aparatos que puedan ser robados. 
  • Sé discreto en las redes sociales. No dejes mensajes públicos indicando cuántos días te vas de vacaciones ni dónde.
Facebook Comments