20 agosto 2014

Si estás pensando en hacer reformas pero no quieres embarcarte en una obra de mucha envergadura, posiblemente el pladur sea tu gran solución. Estos paneles de cartón yeso se pueden utilizar de muchas maneras. La más común es para la creación de techos pero, también son muy usados para formar tabiques interiores, forrar paredes ya existentes o incluso para construir muebles.

¿Qué es el pladur?

El pladur son placas de yeso laminadas entre dos capas de cartón. Son muy resistentes a la compresión por el yeso y a la flexión por la asociación por el cartón. Hay un gran abanico en cuanto a tamaño y espesor se refiere, así que dependerá de cada cliente o fabricante para llegar al producto deseado.

Reformas con pladur

Foto: reformasreformas.com

Tratamientos de pladur

Dependiendo de su tratamiento final se pueden obtener varias modalidades. Las más usadas son:

  • Placa verde: resistencia a la humedad
  • Placa rosa: resistencia al fuego
  • Placa con perforaciones: para el aislamiento acústico

Es verdad que hay más variedades, pero eso ya va a gusto del consumidor.

Reformas con pladur

Foto: falsotecho.info

Ventajas del pladur

  • Entre las ventajas del pladur destacan su rápido montaje y limpieza, ya que su realización es en seco. Lo más engorroso es poner el encintado, que no es más que la colocación de cintas de papel con un material especial para las juntas de las placas (sería como poner yeso, pero sin ensuciar tanto).
  • Además, el pladur proporciona un mejor acabado final, ya que mantiene controles de calidad desde fábrica si se compara con el ladrillo tradicional, el yeso o la pintura.
  • Por último, este material también asegura un buen aislamiento térmico y acústico gracias a la asociación de aislantes como la lana de roca.

Inconvenientes del pladur

  • El pladur no conlleva demasiados inconvenientes pero es evidente que no es oro todo lo que reluce y, por tanto, siempre hay algo que podría mejorarse.
  • Al ser un producto muy específico se necesita una mano de obra especializada, sobre todo cuando se tiene que encintar, ya que si no se hace de manera correcta pueden aparecer burbujas de aire que deterioraren el resultado final.
  • Otro inconveniente son los taladros pero, con unas piezas especiales y de fácil adquisición (tacos o cajas de luz) se pueden fijar muebles o colgar cuadros.

En definitiva, lo mejor es contar con un profesional para colocarlo y así evitar problemas.

Facebook Comments