11 enero 2016

En los últimos meses de 2015 existió un repunte de la compraventa de viviendas. La evolución positiva empieza a ser habitual en el mercado residencial aunque todavía está muy por debajo de las cifras previas a la crisis.

No cabe duda que este incremento en la compra de viviendas lleva aparejado un incremento en el número de reformas integrales. Toda casa que se compra de segunda mano necesita una buena reforma.

Y este es el caso de este nuevo proyecto de reforma que os enseñamos: una reforma integral de una vivienda de más de 50 años de antigüedad y 170 m2 en pleno barrio de El Viso de Madrid.

Foto: Reformadisimo.es

Foto: Reformadisimo.es

El proyecto

Dada la antigüedad de la vivienda, la distribución de la misma era una distribución muy compartimentada, varias habitaciones pequeñas, un largo pasillo, una cocina de reducida dimensiones y una zona de servicio con  acceso independiente.

Los nuevos propietarios de la vivienda querían espacios más abiertos, con un gran salón-comedor, un despacho y dos habitaciones grandes y espaciosas. Además se quería ampliar la cocina e incorporar una zona de office y mantener la zona de servicio unida a la cocina con acceso independiente.

Foto: Reformadisimo.es

Foto: Reformadisimo.es

El equipo de Arquitectos de Reformadísimo trabajó en varias propuestas hasta encontrar la solución perfecta a las necesidades de su cliente.

Estancias

Se eliminó el largo pasillo que daba acceso a varias habitaciones y se amplió el salón como eje central de la vivienda, un espacio abierto y flexible donde, gracias a las puertas correderas, se puedo hacer ampliable agregando a este espacio el comedor, incluso un despacho situado en la entrada de la vivienda.

Foto: Reformadisimo.es

Foto: Reformadisimo.es

 

En definitiva, se diseñó un juego de superficies comunicadas, pero a su vez separadas, con el que no sólo se consiguió dotar a la vivienda de un espacio multiusos, sino que se dotó de luz a cada rincón de todo ese espacio.

Foto: Reformadisimo.es

Foto: Reformadisimo.es

La zona donde se encontraba ubicada el dormitorio y baño principal se respetó aunque se incorporaron algunos pequeños cambios de distribución para conseguir ampliar el baño, crear una zona de vestidor entre el cuarto de baño el cuarto principal y un dormitorio con un extenso armario dando el toque funcional a la estancia.

Foto: Reformadisimo.es

Foto: Reformadisimo.es

El único elemento original de la casa que se mantuvo, junto con el suelo de toda la vivienda, fueron las vidrieras de paso al dormitorio que se restauraron dándole un toque vintage a la estancia.

El acceso a este espacio se realizaba por la zona de entrada a la vivienda y por tanto hubo que buscar una solución donde este acceso quedara camuflado y a la vez fuese decorativo, por tanto se instaló una puerta corredera vista de grandes dimensiones, en madera maciza, creando así el elemento de mayor personalidad en la vivienda.

Foto: Reformadisimo.es

Foto: Reformadisimo.es

En relación a la zona de servicio se conservó el dormitorio, pero se usó el pasillo y una zona de almacenaje para ampliar la cocina. El aseo de servicio y el segundo baño también se ampliaron, dando lugar a una vivienda muchísimo más cómoda.

Materiales

En cuanto acabados, en esta vivienda han sido muy especiales, puesto que sus propietarios también lo eran, se cuidó hasta el mínimo detalle para crear una casa que les reflejase, para conseguir construir un hogar.

Para conseguir luminosidad, todos los armarios, puertas de paso y rodapié se fabricaron lacados en blanco, al igual que la cocina, realizada totalmente a medida. La puerta de acceso a la zona de servicio desde el salón se realizó en vidrio templado transparente, creando así un espacio visual continuo.

Foto: Reformadisimo.es

Foto: Reformadisimo.es

En los baños se colocó alicatado tan sólo en las zonas de agua, quedando el resto enlucido y pintado, esto hace que el espacio de los cuartos húmedos nos resulte más casero y familiar. En el baño del dormitorio principal se realizó un mueble a medida que se modificó hasta adaptarlo al espacio requerido por los usuarios.

Foto: Reformadisimo.es

Foto: Reformadisimo.es

Se colocaron solados porcelánicos en cocina y baños, tarima laminada en zona de servicio y en el resto de la vivienda los propietarios quisieron darle un toque especial conservando la antigua tarima de la vivienda, acuchillando, tiñendo la misma a su gusto y barnizándola de tal manera que el resultado fue un suelo completamente nuevo.

Se renovaron instalaciones, se instaló un sistema de climatización bastante camuflado, se crearon detalles de iluminación con lámparas led para el ahorro energético, incluso se cambiaron ventanas por unas más modernas y eficientes.

Así que, con todo esto, se consiguió que una vivienda antigua, oscura y excesivamente compartimentada, se convierta en un magnífico hogar luminoso, con mucha personalidad y muy práctico para que los nuevos propietarios disfruten de sus días en familia en una envolvente perfecta.

 

Facebook Comments