25 julio 2018

El retraso de las comunidades en poner en marcha el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, que por primera vez están disponibles para las mejoras del interior y no sólo para la rehabilitación de los edificios, reducirá en 120 millones de euros el gasto de los hogares españoles en reformas, según la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac)

Andimac estima que la demora en la firma de los convenios que deben sellar entre el Ministerio de Fomento y cada comunidad restará medio punto porcentual al potencial de crecimiento del 4,5% atribuido al gasto de los hogares en reformas, por lo que cada hogar acabará gastando al final unos 677 euros en reformas este año.

La asociación explica que estos convenios todavía se encuentran en fase de tramitación, pese a que el plan se aprobó el 9 de marzo, y aunque se prevé que sean firmados en las próximas semanas, advierte de que si una comunidad autónoma no justificara el importe o parte del mismo correspondiente a un año concreto, lo perdería, puesto que el Plan está dotado con financiación del Ministerio de Fomento para cada anualidad, sin haber opciones de traspasarla a una anualidad posterior.

Por ello, Andimac insta a las comunidades autónomas a cerrar los acuerdos «cuanto antes», ya que la gestión que hagan y la facilidad que den a los ciudadanos para acceder a los fondos resultan «determinantes» para el 55% de los hogares que potencialmente podrían beneficiarse del plan en España.

En cualquier caso, hasta la fecha solo Comunidad Valenciana, Cantabria y La Rioja han sacado las convocatorias de las ayudas, a pesar de no haber firmado los convenios, por lo que permanecen a instancias de que reciban la partida cuando todo esté cerrado.

 

Futuros cambios de gobiernos autonómicos

Asimismo, Andimac entiende que «no hay excusas» para demorar la puesta en marcha del plan por parte las comunidades, ni tampoco incertidumbre, pues los previsibles cambios de Gobierno que se producirán el año que viene, tras la celebración de las elecciones autonómicas y municipales, no alterarán los fondos destinados a este plan, que en ningún caso terminará siendo trienal.

La dotación presupuestaria, de 1.443 millones de euros para subvenciones, fue acordada para los cuatro años (2018-2021), y la firma de los convenios garantiza el compromiso del Ministerio de Fomento para este periodo de tiempo.

Además, una vez firmados los convenios, la asociación confirma que no habrá reducción de fondos para las ayudas del plan ni posibilidades de derogarlo, salvo que Fomento incumpliera los compromisos adquiridos con el consiguiente riesgo de reclamación de las comunidades ante la jurisdicción contencioso-administrativa.

Según el secretario general de Andimac, Sebastián Molinero, las comunidades autónomas «deberían ponerse manos a la obra y sacar provecho de la novedad que suponen las ayudas a la reforma planteadas en el nuevo Plan Estatal de Vivienda para facilitar a los hogares el acceso directo a unos fondos que si se aprovechan bien pueden servir para mejorar la calidad de vida y el confort de los ciudadanos».

La mitad de las viviendas de todas las comunidades autónomas tienen más de 40 años y se han construido bajo criterios de poca calidad, recuerda.

Facebook Comments