25 enero 2017

Un cambio de imagen en el hogar puede pasar por hacer obras en el baño, en la cocina, en las habitaciones… Y si bien la primavera acostumbra a ser la época en la que se llevan a cabo más reformas en casa, lo más lógico es que se empiecen a planificar con cierta antelación, teniendo en cuenta que en función de la magnitud de la reforma se tendrá que recurrir a algún producto de financiación o no.

Lo más común es acudir a un préstamo al consumo, donde será la entidad a la que se recurra la que preguntará a los futuros titulares acerca de la finalidad del mismo. Con todo, algunos bancos disponen en sus carteras de productos ex profeso.

Aunque los productos comparten ciertas características, cada entidad mantiene sus peculiaridades. Por ejemplo, todas ellas acostumbran a financiar el 100 % de la obra, pero los importes mínimos y máximos pueden experimentar oscilaciones. Por la parte baja, lo más habitual es que faciliten un mínimo de 3.000 €, mientras que el máximo puede moverse entre los 15.000 €, (Cofidis) y los 60.000 € (Arquia).

Préstamos reformas

También hay diferencias en los plazos de amortización, cuyo abanico está entre cinco y diez años, y también en las comisiones (inexistentes en algunos casos mientras que en ocasiones se puede aplicar una comisión de apertura de hasta un 1,00 % con un importe mínimo).

En cuanto a la vinculación con la entidad, también encontramos casos dispares: desde ninguna, hasta la suscripción de otros productos de la entidad. En su mayoría son seguros, como el Crédito Hogar de Unicaja, que requiere la contratación de un seguro de hogar y otro de amortización.

Los tipos de interés que aplican son otros aspectos en los que difieren, si bien el que se aplicará finalmente vendrá determinado por el perfil del cliente, que será analizado por el departamento de riesgos de la entidad. Lo más habitual es que partan del 5,00 %, aunque los hay con tipos más bajos (y más altos).

Finalmente cabe destacar que en los últimos meses se está viendo una nueva tendencia en el interés, de tal forma que puede variar en función de la clasificación energética de la vivienda (industria o comercio). Sería el caso del Préstamo eficiencia energética de Caixa Ontinyent, que parte del 2,00 % si se obtiene una certificación energética alta y llega al 7,00 % si es baja.

Facebook Comments