28 febrero 2019

Las reformas pueden ser estresantes, no vamos a negarlo. No obstante, también podemos afirmar que el estrés es mucho menor en la medida en la que planificamos correctamente los trabajos a realizar. Sí, una reforma requiere de planificación. Para ello, te damos algunas claves, consejos que puedes aplicar y errores que debes evitar a la hora de planificar tu reforma.

 

reformas

 

Ten siempre las ideas claras

Las ideas siempre claras. Sí, está claro que cuando decidimos reformar la vivienda, sobre todo si es una reforma integral, todo nos gusta y todo lo queremos. Tenemos que centrarnos y pensar cuáles son nuestras prioridades. Quizá estés enamorado de esa bañera exenta, pero es posible que ni el espacio te lo permita ni tu presupuesto. Además, existe la posibilidad de que en tu vivienda encuentres otras cosas importantes e imprescindibles que debas cambiar sí o sí.

Mira el estado general y detecta qué reformas son imprescindibles y no pueden esperar. Teniendo claro qué quieres hacer, será más difícil que luego el presupuesto se te escape de las manos.

 

Trabaja siempre con un presupuesto real

El punto del presupuesto es importantísimo para la planificación. Ante todo, debe ser real, tanto si lo tenemos ahorrado como si optamos por la financiación. Siempre es imprescindible saber cuánto dinero tenemos. Además, si la reforma es integral, también es interesante saber qué partida presupuestaria vamos a dedicar a cada zona de la casa o elemento a reformar.

No contar con un presupuesto claro puede terminar muy mal. Puede terminar con un coste más elevado o directamente con la imposibilidad de realizar la reforma. Por eso es esencial que los números sean reales.

 

Compara siempre para encontrar el mejor profesional

En cualquier compra, comparar es fundamental. En Habitissimo podrás encontrar un sinfín de profesionales que se encargarán de darte presupuesto. No es bueno quedarse con el primero. Sí, está claro que puedes acertar, pero para ir sobre seguro, es mejor contar con varias propuestas y ver cuál se ajusta a nuestro presupuesto e ideas de reforma.

Un buen profesional te asesorará en todo momento. Te dará garantías sobre la reforma que quieres plantear e incluso te aportará ideas nuevas que puedes tener en cuenta. Intenta no confiar en cualquiera. Un buen profesional debe darte garantías del periodo de ejecución de las obras, de la calidad de los materiales y acabados, así como la corrección de defectos y problemas de uso diario, sí, lo que se suele conocer como servicio posventa.

 

Los hogares ahorrarían casi 2.000 millones de euros en reformas si los materiales tributaran al 10%

 

No te olvides de los permisos

Olvidarnos del tema de los permisos, o directamente no solicitarlos, puede ser un error que nos entorpezca la reforma. Tranquilo, un buen profesional debería encargarse de ello, asesorándote también sobre este tema. No obstante, conviene saber qué tipo de licencias debes pedir.

Las licencias de obras menores incluyen las reformas de baños, cocinas, pavimentos o alicatados. Por otro lado, la licencia de obras mayores es necesaria cuando se realiza cualquier cambio estructural de la vivienda. La apertura de puertas o ventanas que den a la calle siempre requieren de este tipo de licencias. Cuidado, pues no tenerla en orden podría hacer que tras la reforma nos obligaran a dejar todo como estaba antes.

 

Cosas a tener en cuenta antes de programar la reforma

La fecha de inicio también es algo a tener en cuenta. Muchas veces las reformas se alargan un poco más de lo acordado, no tiene que pasar necesariamente, pero si nos interesa tener la obra lista antes de una fecha concreta, lo mejor es programarla con tiempo.

Teniendo en cuenta que es un momento estresante, mejor programarla en periodos más tranquilos en cuanto a trabajo se refiere. Por último, piensa también que hay determinadas obras o actualizaciones de un hogar que suelen hacerse siempre en unas fechas concretas. Por ejemplo, si quieres poner el aire acondicionado o la calefacción, mejor hacerlo en los meses previos al frío extremo y el calor sofocante.

Facebook Comments