5 julio 2019

El verano es para descansar, tumbarse horas y horas en la playa, ir a terrazas o simplemente relajarse en casa sin hacer nada. Pero ahora que tienes unos días de tranquilidad, ¿no crees que este es un buen momento para mejorar tu hogar? Aprovecha que tienes más tiempo, que los días son más largos y seguro que cuando vuelvas a la rutina, lo agradecerás. 

Estar contento en tu casa es fundamental y, además, estarás feliz de haber invertido parte de tu tiempo en sacar más partido a tu hogar. Al final, es donde pasamos el mayor tiempo durante el resto del año.

Hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar tu vivienda y que se pueden hacer de manera fácil y rápida. Te pondremos algunos ejemplos de proyectos para mejorar tu casa en vacaciones.

Cambia de una vez la bañera por una ducha

Por mucho que te guste darte un baño, hay que ser práctico: el 95% de las veces te duchas en lugar de sumergirte en la bañera. Por comodidad, ecología e incluso pensando en la accesibilidad para las personas mayores (o nosotros mismos en un futuro), sin duda una ducha es mucho más cómoda. Además, el baño parecerá más grande sin bañera.

La reforma completa no te llevará más de dos días. Y no te olvides de la mampara. Puedes optar por modelos con o sin perfilería, dependiendo de tu presupuesto.

Saca tu lado manitas: muebles hechos con palés

Todos tenemos un manitas dentro y las vacaciones de verano pueden ser el mejor momento para sacar a relucir nuestra creatividad. Es un modo de relajarte, mejorar tu vivienda y no supone ningún esfuerzo. Una opción económica y a la moda son los realizados con palés. Puedes comprar los palés en tiendas especializadas, la sección bricolaje de grandes almacenes, de segunda mano y empresas de construcción. Hay muchas configuraciones posibles y solo tienes que dejar volar tu imaginación hasta encontrar la que mejor encaje en tu hogar.

Reforma tu cocina de un modo exprés

En vacaciones normalmente no tienes tiempo para la reforma integral de tu cocina, pero puedes optar por una exprés. Puedes, por ejemplo, pintar los muebles o cambiar los tiradores. Dos operaciones que no te llevarán más de un día y que harán que tu cocina luzca renovada sin tener que cambiar azulejos o electrodomésticos.

Adecúa tu terraza con un huerto urbano

¿Siempre andas pesando en poner un huerto urbano pero no encuentras el momento? Aprovecha el verano y con suerte aun estarás a tiempo de tener tu primera cosecha lo antes posible. Puedes hacerlo con mesas de cultivo especiales o con macetas y, por supuesto, también con palés al más puro estilo DIY. ¿A qué esperas para buscar un hueco para cultivar?

Un buen lavado de cara a través de la pintura

El verano es la época ideal para pintar la casa, ya que el buen clima favorece que el secado de la pintura sea mucho más rápido. Al poder dejar las ventanas abiertas el tiempo de secado se reducirá al máximo. Es una mejora que cambiará la percepción ya que una casa puede parecer mucho más grande y luminosa simplemente cambiando el color de las paredes. Optar por tonos neutros o el blanco es un acierto seguro, pero es también buena época para decidirse por opciones más atrevidas.

Facebook Comments